Enviado a Radio Nacional Patria Libre [ranpal.net] 

Padre, confieso

que allá en Patio Cemento

quisiera enterrar tu recuerdo.

 

Padre, debo confesar

que tengo un miedo de asco

que paraliza mi actuar.

Ay padre, debo decir

que entre dar misa y empuñar el fusil

¡yo preferiría el acomodo

de una vida célibe y servil!

 

¿Absuelto estoy, compañero?

¿cuántas avemarías debo repetir?

Ah, me prefieres en la batalla,

esta vez sin matar ni pedir.

Dura penitencia es, te digo

yo no soy como tú,

¡no soy el comandante Camilo!

gracias por el tiempo, compañero y repito,

como cada madrugada:

¡intercede por mi ante Jesús, tu camarada!

Tagged Under