Esta carta al estilo de crónica, la escribo con la intensión de felicitar al Ejercito de Liberación Nacional y en especial a su Comando Central por lograr desde las montañas de nuestro país, llegar al pueblo colombiano y muchos pueblos del mundo, a través de su Revista Insurrección, que completa ya 500 ediciones, logro que pocos han alcanzado en condiciones mucho mas favorables y sin arriesgar su vida a diario en medio de una guerra de mas de 51 años.

Corría el mes de Enero del año 2010 cuando en una revisión en mi E-mail, note un correo que me pareció extraño, pues quien lo remitía era el Ejército de Liberación Nacional, el asunto “Revista insurrección N° 200”, debo reconocer que me causo temor que este tipo de contenidos llegaran a mi correo, en todo caso al miedo lo venció la curiosidad, así que decidí revisar de que se trataba; en esa ocasión la editorial versaba sobre los 45 años de la toma de Simacota, acción militar que saco a la luz pública a esta organización. Debido a mi cercanía con el movimiento social del que hacia parte en ese momento cuando cursaba la universidad tome la buena decisión de no marcar como correo basura al remitente.

Luego de manera sagrada, con una que otra excepción, empezó a llegar semanalmente esta revista, no dejaba de leerla como para saber que decía la guerrilla, al principio algunas cosas eran algo confusas para mí, como por ejemplo cuando en su edición N°223 hablaban de Colombia como el Israel latinoamericano, la verdad poco y nada sabia de Israel y el sionismo. Este artículo me motivo a conocer sobre este país, convirtiéndome en un acérrimo defensor de la luchas de liberación del pueblo palestino.

La “Insur” como le digo de cariño, seguía llegando a mi correo, pero parece que por cambios en el servidor o quien sabe qué, esta dejo de llegar, así que descubrí algo nuevo, la página del ELN, o bueno, en verdad creo que es la página del Comando Central: www.eln-voces.com, donde la subían y para mi sorpresa hasta la diagramaban, definitivamente no dejaba o mejor no deja, de sorprenderme la capacidad de la guerrilla colombiana para hacer este tipo de trabajos en medio de las condiciones en las que están. A esto debo sumarle que ahora, la Editorial también se encuentra en audio a través de su emisora en internet RANPAL. ¿Cuál sera la próxima sorpresa? Por mi parte estaría dispuesto a colaborar con la edición de un libro que contenga, si no todas, por lo menos si una muy buena parte de las editoriales, donde se aprecia lo que piensa de la vida del país y el mundo la comandancia del ELN.

En esta misma página descubrí el archivo histórico con el que conocí varias de las 199 versiones previas a la primera que leí, que a pesar de tener un estilo algo distinto, no dejan de estar acordes a la realidad, y mejor aún acordes al momento, cosa que creo debo resaltar pues considero lo han ido mejorando, haciendo de este semanario o revista un producto cada vez mas fresco, actualizado y con mas contenido del que traía antes (3 artículos, ahora vienen unos 5 en promedio).

Hoy, ya con un título profesional y ejerciendo a plenitud mi carrera, me siento alegre por ser parte del grupo de personas que vemos las noticias desde diferentes puntos de vista, invitación que le hago continuamente a mis compañeros y amigos con los cuales en algunos casos hasta debatimos lo que sale en la revista, y mejor que compartirlas con ellos es compartirla con mi hijo de 13 años, al que le surgen cientos de preguntas sobre la realidad mundial (tal como me surgieron a mi), de las cuales hoy gracias a esta revista le puedo responder o si no le buscamos respuesta juntos, haciendo de el a su temprana edad una persona consiente de los cambios que necesita nuestro país y el mundo.

Fue así, como poco a poco me acerque más a una lectura de la realidad de Colombia y el mundo, desde una perspectiva que no solo hace críticas que de lejos son ciertas, si no que además, y de la forma mas comprometida, quienes la escriben entregan hasta su vida por hacer que esas realidades cambien, logrando así una gran coherencia entre el discurso y la práctica, cosa que es casi imposible de ver en las grandes empresas mediáticas, que mas allá de decir a regañadientes que sienten dolor por la miseria mundial, no hacen nada para solucionarla o incluso bombardean con contenidos alienantes que nos alejan o disipan de esta triste realidad.

Adelante ELENAS Y ELENOS su voz se escucha y ustedes merecen alcanzar sus sueños que son los de muchos mas colombianos y colombianas.

Tagged Under