youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

Tierra, Territorio, Conflicto y Paz

Escrito por Hernando Ramírez

Durante este año simultáneamente con el proceso de Paz con las FARC y con el ELN, se ha dado un debate nacional alrededor de dos temas vitales: el de las tierras y el de las concesiones mineras, problemas que hacen parte de los grandes conflictos sociales y económicos de Colombia. Ambos tienen que ver con el régimen de propiedad del suelo, el subsuelo, las aguas, el uso de los mismos, y el disfrute y control que las comunidades ejercen sobre los territorios.

Pero antes del debate, están los hechos que han sido desfavorables, para los campesinos y para las comunidades afrodescendientes e indígenas, pues son ellos a quienes en los últimos años se les ha despojado de la mayor parte de los 6 millones de hectáreas usurpadas por los paramilitares y son ellos los que conforman la mayoría de los 7 millones de personas desplazadas. Un hecho documentado por investigadores sociales y periodistas en los últimos 5 años, es la ocupación por testaferrato, con apoyo de las fuerzas represivas estatales de miles de hectáreas en la altillanura de la Orinoquía, por parte de mafiosos y grandes propietarios de tierras.

 

Ley de Zidres y el despojo

Contradictoriamente mientras en los acuerdos de La Habana se establece crear un Fondo de varios millones de hectáreas de tierra, para resolver en parte este histórico problema, contando para ello con las tierras baldías y las que hayan entrado en extinción de dominio, entre otras. Antes de entrar a resolverse las tierras para dicho Fondo, por adelantado, viene andando la implementación de una política que acapara la explotación de las tierras de la altillanura del Meta y el Vichada a favor de los grandes grupos económicos colombianos y de las transnacionales del agronegocio.

La derecha tiene prisa en legalizar el despojo de tierras. Y en ello está no sólo la derecha que sigue al ex presidente Uribe; en este caso fueron los seguidores de Santos quienes encabezaron en el Congreso de la República, en enero pasado, la aprobación de la Ley sobre las Zonas de interés de desarrollo rural, económico y social -ZIDRES-, ley que ahora ya está reglamentada y va a empezar a regir, con la cual en lugar de otorgar los grandes baldíos de la altillanura y de otras regiones aún sin definir, a los campesinos sin tierra o despojados, se la van a otorgar a los grandes grupos económicos y a las transnacionales.

 

Realidades y conflicto de esta nueva Ley

Podría calificarse de injusto y ofensivo para los campesinos, que mientras cada familia campesina se le limita la extensión de tierra a que puede acceder a 45 hectáreas -siguiendo lo definido en la Ley de Zonas de reserva campesina-, para el gran empresario llámese Santodomingo, Sarmiento o Cargil, esa extensión en el mismo territorio es ilimitada, por las miles de hectáreas que se les da en una especie de comodato con tiempo ilimitado; mientras para el empresario el Estado le define óptimas condiciones financieras para sus negocios, al campesino, a quien se le llama "socio del empresario", lo que debe poner es su fuerza de trabajo y endeudarse con el empresario, deuda que se le exige sea respaldada embargando su Unidad Agrícola Familiar -UAF.

 

La producción de alimentos

En los territorios donde impere el ZIDRES se va a producir soja, sorgo, caña, maíz y palma aceitera, destinados a producir agrocombustibles y alimento para animales, destinados al mercado internacional. Contrario al enfoque trazado en los acuerdos de La Habana de aumento y mejoramiento de la producción de alimentos.

 

Medio ambiente

Todos los cultivos que hacen los agro negociantes los manejan con agrotóxicos, con que amenazan las semillas que poseen los campesinos; con los que deterioraran los suelos y las aguas, contrario a las prácticas de rotación de cultivos y de ganadería, que hasta ahora practican los campesinos en esos territorios.

 

Territorio

Los procesos de paz con las FARC y con el ELN tienen un enfoque territorial y ello se debe a que las comunidades asentadas ancestralmente en los territorios tanto rurales como urbanos, tienen una raigambre con cada uno de sus territorios, por lo que cualquier programa de carácter estatal o nacional debe contar con la consulta y participación de las comunidades; en este caso de la la Ley ZIDRES no lo tuvieron en cuenta, lo que crea otro flanco de conflictos con las comunidades.

 

La paz

Además de los problemas que las ZIDRES acarrean para la soberanía y la propiedad de los campesinos, las ZIDRES se originan en el despojo y el desconocimiento del derechos de los campesinos a tener sus territorios. Víctor Carranza, el paramilitar socio de las elites de Bogotá es su precursor; los herederos cuando vengan las denuncias, las demandas y las movilizaciones, ¿qué camino tomaran?

Categoría: