youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

LA BOMBA SOCIAL Y LA PENSIONAL

Escrito por Jennifer Escobar

 

Revive la polémica, sobre si es necesario aumentar la edad y el número de semanas para jubilarse, para así cubrir el déficit que sufre este derecho de pensionarse que tiene todo trabajador, toda vez que, el Estado se ha declarado incapaz para responder por este gasto social.

 

Al mejor estilo de Aureliano Buendía, el icónico personaje de El Coronel no tiene quien le escriba, del maestro Gabriel García Márquez, miles de colombianos esperan con ansias recibir una pensión, mientras que otros, pese a que aportan religiosamente al sistema pensional, jamás recibirán este beneficio.

 

Crece el trabajo sin derecho a jubilarse

Según el director de Fedesarrollo, Leonardo Villar, Colombia no puede darse el lujo de tener una edad de pensión de 57 años para mujeres y 62 para hombres, pues “países enormemente más ricos están alrededor de 65 a 67 años”. El déficit fiscal que vive Colombia, aunado al alto pasivo pensional, que en gran medida está dado, no por un gran volumen de beneficiados, sino por un sector minoritario que goza de pensiones altas.

 

Según el presidente de la Federación de Aseguradores Colombianos (FASECOLDA), Jorge Humberto Botero, “hay dos bombas que están incubando fuerza para explotar, una es la bomba social y la otra es la bomba fiscal, ambas asociadas al sistema pensional”. El problema pensional se está convirtiendo en un volcán a punto de erupcionar, al que ningún gobierno se atreve a dar una solución. Hoy todos los candidatos presidenciales se refieren a este problema, pero sin propuesta elaboradas, que vayan a resolver las crisis del sistema pensional.

 

________________________________________________________________

Colombianos con derecho a pensión                     24%

Trabajadores que cotizan para pensionarse          34%

Trabajadores en posibilidad de pensionarse          17%

________________________________________________________________

 

Esta nefasta proyección, más allá de un problema económico, atañe un problema social, ya que se puede inferir, que esta abrupta disminución de aportantes al sistema de pensiones, obedece en gran medida a cuatro principales factores:

 

1.- La tercerización del empleo, toda vez, que sigue aumentando considerablemente la modalidad de prestación de servicios, como principal fuente de vinculación laboral.

 

2.- Déficit de empleo formaly aumento del subempleo o empleo informal.

 

3.- Las constantes modificaciones en el tiempo y el número de semanas requeridas para adquirir la pensión, lo cual hace inalcanzable el acceso una pensión digna y, a su vez desincentiva a la clase baja y media baja.

 

4.- Inmensa inequidad de las pensionesque se otorgan en el sector público, las que van desee unas exorbitantemente altas hasta la mayoría que son miserables.

 

Los pobres prestan su dinero sin intereses a los privilegiados

El enorme hueco fiscal de las pensiones del sector público, que alcanza 38 billones de pesos, principalmente en la Prima Media -incluidos los denominados regímenes especiales-, de los cuales Colpensiones responde por 18 billones de pesos -que incluye los traslados desde los Fondos de ahorro individual-. Esta inmensa suma, consume la tercera parte del ingreso recibido por materia de impuestos y, solo favorece a dos millones de personas.

 

Según el Ministerio de Hacienda, “El valor presente de los futuros déficits alcanza un 111 por ciento del PIB, sólo el déficit de Colpensiones es prácticamente igual a la deuda soberana explícita del Gobierno. A manera de ejemplo para ilustrar este enorme hueco fiscal, con este dinero, cada año, podríamos pagar 2,4 veces las ampliaciones del Canal de Panamá.

 

En la actualidad, la gran mayoría de los afiliados –clases media y baja-, no alcanzan, ni alcanzarán una pensión, por tanto, solo recibirán una devolución de saldos ajustados por la inflación; es decir, los pobres de Colombia, se ven obligados a prestarle a Colpensiones a una tasa del cero por ciento real, para que unos pocos reciban una pensión exorbitantante.

 

Déficit estructural del sistema

Otro problema que afronta el sistema pensional, es que la Prima Media o pensión, se paga con las cotizaciones que hacen los trabajadores activos. Cuando Bismarck creó el primer sistema de reparto, en Alemania, en 1881, los trabajadores solo podían jubilarse a los 70 años, pero la expectativa de vida al nacer de los alemanes, era de tan solo 45 años. Esto quiere decir que había demasiados trabajadores activos por cada adulto mayor, lo que mantuvo, por muchos años, en superávits estructurales a los regímenes pensionales de muchos países.

 


____________________________________________________________________

Número de trabajadores activos en Colombia, por cada adulto mayor de 65 años

1950                          11,0

2018                            6,7

2030                            4,0

2060                            2,0

____________________________________________________________________

 

Según el economista Eduardo Lora, si en la actualidad no existiera el déficit actual de 38 billones de pesos, hoy en día, el régimen pensional podría estar en equilibrio. Por si fuera poco, estudios actuales, muestra un serio problema estructural del sistema pensional, ya que en 2030, la relación de trabajadores activos a adultos mayores caerá a cuatro y, en 2060, será solo dos y, el déficit pensional continuara con un crecimiento exponencial. Por consiguiente, aun asumiendo que toda la población activa cotizara en un régimen de Prima Media, el sistema seguiría colapsado y sin ser sostenible, en suma, vamos camino a un déficit estructural del sistema de pensiones en Colombia”.

 

Soluciones a la vista

Como bien lo argumentó el economista Eduardo Lora, “Los ricos son los principales beneficiados de Colpensiones”[*], en otras palabras, nuestro sistema pensional es un Robin Hood inverso, donde los pobres pagan las exorbitantes pensiones de los ricos. Un modelo así, es insostenible, y condena a que cada aportante llegue con el déficit debajo del brazo, ya que no incorpora personas para que construyan un futuro promisorio, sino aportantes a pagar una deuda que solo beneficia a unos pocos.

 

El actual sistema pensional colombiano, amerita no una reforma, si una reestructuración completa del sistema y, a su vez, esta no puede ser superficial para apenas cubrir el actual déficit, o sólo aumentar las semanas de cotización y la edad. Sino por el contrario, debe ir a la raíz del problema, saldar o subsanar las onerosas pensiones, que son las que hacen insostenible el modelo. Pero esto, solo es alcanzable, si todos los colombianos nos unimos y a una sola voz, exigimos un sistema pensional y de salud acorde a las necesidades de las mayorías nacionales, que sea equitativo y acorde el crecimiento poblacional y laboral. Mientras estos cambios básicos urgentes no se alcancen, es imposible pensar en una paz estable y duradera, basada en la justicia y la equidad social.

 

_______

[*] Revista Dinero, 25-05-2017.

Categoría: