youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

En Ecuador siembran miedo y cosechan...

Escrito por Rina Ovalle

 

El 2018 se ha presentado para los ecuatorianos como un año cargado de situaciones nuevas y extrañas, que anteriormente no eran percibidas con tanta fuerza como lo es ahora, especialmente en la zona fronteriza con Colombia.

 

El narcotráfico yel tránsito de la droga por la zona norte del Pacífico son más que evidentes ahora, esto ha traído consigo acciones violentas, evidenciando los carteles de la cocaína, que se disputan el territorio como los mexicanos y grupos delincuenciales y de narcotraficantes colombianos, que cuentan en sus filas con miembros y estructuras, que en el pasado hicieron parte de las FARC.

 

Desde enero, como consecuencia de todo lo anterior, la provincia de Esmeraldas, zona noroccidental del Ecuador, viene sufriendo un sinnúmero de actos de violencia por parte de estos grupos, que se movilizan por la frontera con mucha naturalidad y sin restricción alguna. Estos actos van desde carro-bombas, explosivos a una instalación de policía, afectación a la infraestructura, muerte de militares y el secuestro de un grupo de periodistas del Diario El Comercio y una pareja de ecuatorianos, los primeros asesinados y los segundos aún en cautiverio.

 

Junto a todo esto y de manera imperceptible y aprovechando la situación por la que atravesamos los ecuatorianos, el Gobierno de los Estados Unidos se ha ido metiendo de a poco en la zona a través de las distintas agencias y fuerzas militares de ese país, todo ello con el pretexto de apoyar a “combatir el narcotráfico”, este ha sido el lema con el que cada vez más van invadiendo distintos países del continente. Este hecho va delineando un cuadro complejo para la región, en el que los EEUU aspiran a ampliar su presencia en la región.

 

¿Por qué ocurren estas cosas?

El trasfondo del problema se reduce a la alta y creciente demanda de las drogas por parte de la población norteamericana. Los intereses de los sectores financieros de capital estadounidense y la funesta política antidrogas por parte de ese país, quien no ha sido capaz de resolver el problema, lo único que este hecho ha generado son dificultades y sacrificios a Colombia, Perú, Bolivia y en menor grado al resto de países del Área Andina.

 

El mayor responsable de todo este entramado ha sido el Gobierno de los EEUU, usando este hecho como pretexto y cubierta para inmiscuirse en todos los espacios y ampliar su injerencia y control en estos países.

 

El Gobierno de Colombia por su parte intenta involucrar a Ecuador, a mantener mayores nexos con las fuerzas militares colombianas, ofreciéndolas para que actúen como asesores e instructores, lo cual es un gran desatino, pues es sabido por todos, que estas instituciones tienen relación directa con el negocio de las drogas. ¿Cómo se espera entonces que estos puedan ayudar a resolver la situación por la que atraviesa Ecuador, si ellos son parte del problema?

  

¿Qué implican estos acontecimientos?

Es necesaria una lectura más amplia de lo que ocurre en la región. La presencia norteamericana en la frontera y en Ecuador responde a una estrategia a nivel regional.

 

Los actos delincuencias son reales, al igual que el miedo que se cierne en la población. Pero so pretexto de combatir el narcotráfico, de apoyar en el esfuerzo por rescatar a los secuestrados y demás, el Gobierno de los EEUU busca una mayor injerencia e intervención en suelo ecuatoriano.

 

No olvidemos la acción diversa, pero con los mismos propósitos de los EEUU en todo el continente. Su responsabilidad con lo ocurrido contra la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, su acción desestabilizadora en Venezuela, las conspiraciones en Bolivia, la injerencia directa en Colombia y en general su acción desestabilizadora en toda Latinoamérica y el Caribe.

 

Conocemos de antemano las variadas estrategias que los EEUU usa para interferir en estos países, cuando los Gobiernos progresistas no ceden ante sus embestidas, la potencia del norte aprovecha toda situación o incidentes, como los que se están presentando en la frontera norte ecuatoriana, para entrometerse más y lograr su objetivo real.

 

Vale la pena preguntarnos, ¿Por qué le es tan factible a los EEUU ingresar nuevamente a territorio ecuatorianoy esta vez como asesor de temas complejos, como la soberanía territorial, terrorismo, narcotráfico y demás?

 

Meter miedo, para vender seguridad

Uno de los sentimientos que funciona en el ser humano como bloqueador y paralizador es el miedo, sea este real o imaginario. Naomi Klein, en su libro “Doctrina del shock, el auge del capitalismo del desastre”, lo plantea con mayor detalle haciéndonos notar, lo manipulable que somos los seres humanos bajo presión, miedo, conmoción y confusión. El miedo provoca sensaciones de angustia irrefrenables hasta entrar en un shock individual y colectivo, y es en este momento que los gobiernos aprovechan, para impulsar medidas económicas o en este caso militares, supuestamente para “salvaguardar nuestras vidas”

 

Lo ocurrido en la frontera noroccidental con Colombia, ha hecho emerger en los ecuatorianos el miedo, un miedo que llega a paralizarnos, pensamos que nuestro único salvador y protector, es en este caso, los EEUU. No miramos las consecuencias de esta intromisión, sólo intentamos preservar nuestras vidas, no nos damos cuenta que esta presencia, es en realidad el verdadero peligro real, mayor e inminente.

 

Cuando este sentimiento nos rebasa, buscamos “ayuda” de personas o en este caso de intereses extranjeros, para que intervengan en el problema, sólo que no somos conscientes de que esta “ayuda”, siempre estará mediada por los intereses foráneos, sean estos políticos económicos de quienes dicen venirnos a apoyar.

 

Lo que está pasando en la frontera norte ecuatoriana, en el país y con el resto de países, nos invita a que despertemos del letargo y a accionar conjuntamente como pueblos hermanos, contra un enemigo común de nuestra soberanía y de la paz. Es nuestra decisión dejar que el miedo nos paralice o por el contrario, que nos impulse a accionar con sentido propio

Categoría: