youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

“Construir otra manera de hacer lucha anti drogas”

Escrito por Equipo de Comunicaciones

El pasado jueves 22 de marzo, en la Mesa de conversaciones de Quito se expidió el segundo Comunicado conjunto, luego de 8 días de sesiones de este Quinto ciclo. En esa ocasión, el jefe de la Delegación de diálogos del Ejército de Liberación Nacional, Pablo Beltrán, respondió preguntas a algunos de los corresponsales de prensa, que asistieron a la sede de la Mesa, en Cashapamba.

 

AGENCIA EFE

Al inicio de este ciclo ustedes hablaron que trabajarían bajo el principio de la celeridad ¿A estas alturas qué está demorando pactar un nuevo cese al fuego?

 

Este ciclo comenzó el jueves 15, exactamente hace 8 días. Nosotros duramos un mes completo elaborando los acuerdos y protocolos del pasado cese bilateral, que cese duró 101 días. Para el nuevo cese, ya hay bastante trabajo adelantado, hay 4 evaluaciones básicas que se van a comenzar a recibir en la fecha que se anunció y con base en ellas se van a extraer enseñanzas de lo que funciono y de lo que no. Vamos a construir un nuevo cese racionalizando, sacando lecciones del anterior, ese es el método; estas 4 evaluaciones son el piso sobre el que se construirá el nuevo cese. Hacerlo más rápido es imposible, porque es pasar por encima de sacar enseñanzas. Aquí funcionamos con dos criterios: celeridad que es el que usted me recuerda, pero también rigurosidad, para que las cosas queden bien hechas.    

 

NTN24 TV

¿Cuál sería el compromiso que asumiría el ELN en el próximo cese al Fuego?

 

Estos esfuerzos de cese bilateral, como su nombre lo dice, es de ambos lados. Nosotros garantizamos en el cese anterior, un cese completo de operaciones ofensivas, que incluyó un cese de todos los ataques, entre ellos lo que tiene como objetivo la infraestructura minero-energética.

 

Lo que nosotros le pedimos al gobierno es que tenga un mayor compromiso estatal, para neutralizar la persecución y el asesinato de líderes sociales, que estos ataques se incrementen, es inadmisible, eso desdice del proceso de solución política y de paz que estamos construyendo; pensamos que el Estado puede hacer más y no lo está haciendo. No solo vamos a pactar un cese de operaciones ofensivas entre las partes, sino que este campo humanitario va a ser una exigencia muy fuerte; exigencia que está articulada al desmonte de los grupos paramilitares.   

 

TELESUR TV

¿Cuánto les preocupa el aumento de la violencia en la frontera colombo-ecuatoriana? 

 

Mucho, así nosotros no tengamos presencia ahí en ese sitio, porque nosotros estamos un poco más al norte. El fenómeno del narcotráfico, la exportación de cocaína por el Pacífico afecta por igual a la costa pacífica colombiana y ecuatoriana. Hacíamos una reflexión aquí en la Mesa, que el gran esfuerzo es buscarle una salida alternativa a la lucha antidrogas, para que no se centre en respuestas militares y policiales.

 

El mismo gobierno de Bogotá, ha dicho que ese modelo de guerra antidrogas basado en la fuerza represiva está mandado a recoger; es un esfuerzo de todos los Estados y de todas las organizaciones de la sociedad y de los pueblos, para que construyamos otra manera de luchar contra ese problema; el coletazo que ocurre sobre Ecuador es derivado de este problema.

 

La zona de Tumaco, exactamente al norte de donde ocurrieron los hechos de Mataje (donde murieron 3 Marinos y quedaron heridos 7 más), es la zona más crítica del conflicto en Colombia. Ahí, hasta los carteles de la cocaína de México han instalado sus agencias y por supuesto que eso también impacta. Lo que pasa en San Lorenzo es un espejo de lo que pasa en Tumaco. La solución de fondo es buscar otra manera para que los Estados y las sociedades luchemos contra ese flagelo.

 

HISPAN TV                    

¿A qué atribuyen la falta de gestión del Estado colombiano para controlar su territorio y proteger la frontera, pese a que tienen las fuerzas militares más grandes de América Latina?

 

Las fuerzas militares y policiales de Colombia no solamente son de las más numerosas, sino de las más fogueadas, las que más saben de guerra, pero su prioridad no es cuidar la frontera, ¿Como se llama eso? una desgracia, porque los ejércitos están para cuidar las fronteras. El diseño de conflicto interno exige que el grueso de las fuerzas militares estén dedicadas a sofocar los brotes de protesta social y contra la rebeldía armada, por esto las fronteras no son su prioridad.

 

Otra desgracia, es que todos los tráficos ocurren en los puertos y en las fronteras. El narcotráfico en especial genera un masa monetaria muy grande, que les exige tener ejércitos privados para aplicar la ley de la mafia: lo compro o lo mato, plata o plomo, por eso la llaman la “ley metálica”. Con este poder corruptor y de intimidación, ¿quién se les atraviesa?  

                                                                    

Un gran jefe del cartel de Cali, uno de los Rodríguez, dijo que, “no ha nacido ni va a nacer el primer coronel que aguante un cañonazo de 500 mil dólares”. Las sociedades y los Estados ante el narcotráfico, enfrentan un flagelo muy fuerte; en Colombia desgraciadamente ha echado unas raíces muy hondas, ha penetrado muchos componentes del régimen y del Estado, y por esto comienza a afectar mayormente a Ecuador, lo cual lamentamos. Entonces, las soluciones tienen que ser de fondo y, tienen que ser muy compartidas entre los Estados y los pueblos.

Categoría: