youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

Tertulias bipolares

Escrito por Pascual Ramírez

 

Hace 5 años, en la revista Sí Futuro #11, en el artículo “Intelectuales, Marxismo y Revolución: Recordando a José María Vargas Vila”, expresé:

 

“Pero bastó que el muro de Berlín cayera y que todo el mundo lo mirara en la televisión; que la Perestroika iniciara la transformación soviética; que los procesos de liberación entraran en una etapa de negociación e inserción a la vida civil, y que Francis Fukuyama lanzara su panfleto sobre el 'fin de la historia' producto, según él, del triunfo innegable del capitalismo y la democracia  occidental, para que ciertos intelectuales entraran a la lista de los descontentos, incrédulos, pesimistas, conversos e incluso promotores del final del pensamiento crítico y las luchas por la liberación. Para qué continuar insistiendo en cambiar la realidad sí ella ha demostrado ser tan dura como el marfil; para qué las opciones armadas de lucha libertarias si la democracia liberal garantiza la participación; para qué continuar imaginando sociedades distintas y equitativas sí nuestra condición humana es egoísta por naturaleza”.

 

Hoy, como dice la canción “Sorpresas te da la vida”, me quedo corto y perplejo, al leer la relatoría de las intervenciones hechas en una tertulia capitalina, de esas en donde hablan con desparpajo de algunos y a otros ni los mientan, hablan de quien no temen y enmudecen ante quien les aterroriza. Bipolaridad que es comprensible, porque si no actuaran así, no sobrevivirían.

 

 

Los conversatorios bogotanos

El pasado 21 de febrero, en la sede de Bogotá de la Universidad Nacional, desarrollaron el Conversatorio ¿Qué futuro tiene la paz con el Ejército de Liberación Nacional?, allá los expertos -a quienes nosotros llamamos “elenólogos”- enhebraron esta sarta de perlas:

 

“Ha habido una transformación interna en el ELN, y esa transformación ha generado un relevo de la autoridad histórica y una disputa de la conducción organizativa con las legitimidades que se habían construido tradicionalmente, lo voy a decir con mucha claridad, Nicolás Rodríguez Bautista, que es como el icono cohesionador del ELN, ha sido desplazado de la autoridad suprema del ELN, por la emergencia de una nueva generación de comandantes que tienen en el marco de su desarrollo histórico, otras lógicas y otros propósitos”.

 

Algunas estructuras del ELN han hecho de la guerra un oficio. Cuando se construye la guerra como oficio, esa particular forma de asumirla, hace que la guerra se convierta en una forma de vida, y cuando se convierte en una forma de vida como oficio no hay forma de salir de la guerra, porque es en lo que se ha vivido y eso está unido a las estructuras más radicales, es decir, la guerra como oficio”.

 

“Degradación en la concepción de la economía de guerra. Esto significa que muchos de los frentes están en los territorios haciendo renta, ya no con el propósito únicamente de desarrollar una guerra en el marco de la economía particular, sino también de empoderamientos económicos personales”.

 

“Característica Societal del ELN.  El ELN es una organización que tiene gran influencia en los territorios y en los movimientos sociales... hay una burocratización clientelar de las dirigencias sociales del ELN subordinadas al poder militar”.

 

“El ELN no ha entendido ni el momento histórico ni el momento político. El momento histórico es un momento para la construcción de paz y democracia y, eso no lo ha entendido suficientemente el ELN, que es un momento para reivindicar la democracia y para reivindicar la paz”.

 

 

Torcimiento de ideales

La corrupción, el militarismo y la anti democracia son los problemas que mencionan los expositores de este Conversatorio, en el que colocaron la lupa al ELN... pero si la colocaran también al régimen dominante, cabe la pregunta, ¿a cuál de las dos partes sentadas en la Mesa de Quito, le pesan más estos problemas? Esta es la manera de mirar la realidad de una forma concreta, que no es unilateral.

 

Una cosa es que un cuerpo social, como el régimen colombiano o una insurgencia como nosotros, presente desviaciones temporales de los propósitos fundacionales, y algo muy diferente es que a la línea política estratégica se le haga un viraje de 180 grados; nosotros pensamos que esto es lo que ha sucedido con los ideales nacionalistas y republicanos implantados por Bolívar y Nariño, hace 200 años. Ese torcimiento de ideales que ha impuesto la elite dominante, es lo que hace complejo conquistar la democracia y la paz para Colombia.

 

Para nosotros siempre será bienvenida la crítica y el debate fundamentados, por ello agregamos el llamado, a buscar lo concreto en la síntesis de múltiples determinaciones.

 

Gramsci habló de construir el bloque revolucionario alternativo, a partir de la situación concreta; desde ahí, por ejemplo, entendemos que los espacios de lucha política institucional están determinados, por una fase de crisis terminal de la democracia, que sostiene al capitalismo neoliberal.

 

 

Raigambre popular

Uno de nuestros padres fundadores, el comandante en Jefe Manuel Vásquez Castaño (1-05-1938/18-10-1973), en su momento dijo que:

 

El conocimiento de una línea política y sus aplicaciones estratégicas emanan de una experiencia de lucha, del análisis de la realidad. El análisis político permite al militante la aplicación correcta de una línea política y su adaptación a los hechos y situaciones nuevas... El ciudadano común al escuchar las noticias radiales o al leer los diarios, pudo llegar a imaginarse que los grupos revolucionarios en armas estaban ya acosados, ya cercados, ya cazados por las tropas del gobierno... No existen revoluciones en general, sólo existen revoluciones particulares, adaptadas a la situación de cada país. Lo anterior nos ha servido para apartarnos siempre de los dogmas, sentencias y fórmulas que muchas gentes".

 

Desde nuestros principios estratégicos, enraizados en el pueblo, asumimos una praxis: como los árboles, las revoluciones hunden sus raíces en la tierra. Hoy, los elenos como cultura revolucionaria popular, asumimos que las revoluciones hunden sus raíces en un territorio, tanto en Colombia, como en la Patria Grande latinoamericana.

Categoría: