youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

“El viciado proceso electoral”

Escrito por Jorge Mario Castro Mejía

 

Las elecciones en Colombia aún no son un ejercicio de la democracia, ni el voto es un derecho, puesto que están manipuladas por el poder corruptor de la oligarquía, quienes obligan a una masa cautiva a votar por hambre o por miedo, utilizando la compraventa de votos, el chantaje de permanecer u obtener un puesto de trabajo, la eliminación e intimidación de candidatos alternativos; siendo el paramilitarismo la principal maquinaria electoral de los partidos oligárquicos. Por esto, la gran mayoría de la población es abstencionista.

 

La vía electoral está colapsada para las mayorías en Colombia. Las elecciones son para las minorías, pues apenas votan 12,5 millones de los electores, el 37% de los 34 millones aptos para votar; lo que produce gobiernos oligárquicos legales, pero ilegítimos; que jamás han permitido que otras fuerzas accedan al poder por esta vía.

 

Luego del fracaso del proceso de negociaciones de la Habana entre las FARC y el gobierno, se evidencia que el Estado no tiene la voluntad para construir una ruta para la salida política del conflicto social y armado, que garantice el cómo continuar la lucha política, de quienes han combatido al régimen por tantos años; como también ocurrió con el M-19, EPL, QL, PRT, CRS. No es la manera de superar la centenaria exclusión violenta y la intolerancia, el incumplir los acuerdos, para perpetuar en el poder las élites oligárquicas y mafiosas, manteniendo sus privilegios.

  

Están cerradas las vías pacíficas de tomar el poder

Las elecciones de 2018 son históricas y atípicas, por la deslegitimidad del bloque oligárquico mafioso, crisis de los partidos tradicionales, el hambre y miseria de las mayorías, la exclusión, violencia política, represión, nuevos conflictos socio ambientales y la corrupción. El supuesto fin del conflicto que aún continúa y la construcción de la paz se han tornado también en un debate electoral. Hay más de 30 candidatos que ninguno sale elegido por sí solo, sino hace alianzas.

 

El bloque oligárquico y mafioso mantiene la misma conducta del caudillo ultra conservador Laureano Gómez, hace 70 años: “No vamos a entregar el poder en las urnas, luego de haber ganado la guerra de los mil días (1899-1902)”. Por esto mataron a Gaitán en 1948, hundieron al país en una guerra civil y para terminarla, hicieron el pacto de Benidorm en 1956, para conformar un Frente Nacional en el que se alternaron en el poder cada 4 años, imponiendo un régimen bipartidista.

 

Nos quedan las enseñanzas del comandante Camilo Torres Restrepo, cuando conformó el Frente Unido en 1965, antes de ingresar al Ejército de Liberación Nacional: “A la oligarquía le quedan dos opciones: o entregan el poder por la vía política o por la violencia de las armas; son ellas las que tienen que decidir, si lo entregan por la vía política lo tomaremos, sino seguiremos el camino de las armas”.

 

Ese régimen oligárquico y mafioso no ha cambiado; se ha aliado a intereses foráneos para el impulso de la guerra como el genocida Plan Colombia; que culminaron con los dos gobiernos de Uribe y ahora de Santos, la guerra injusta continúa aliada al paramilitarismo asesinando líderes comunitarios; por eso la lucha armada desde las insurgencias, como guerra justa es vigente, ha permitido generar los diálogos para la paz junto a las comunidades y cada cuatro años se mantiene el dilema de la paz o la guerra. El reto es crear las garantías para incorporar a la sociedad como protagonista de la paz.

 

Está demostrada la perfidia de Uribe al sabotear la campaña de FARC y no dejar que se desarrolle la lucha política por la vía electoral, hasta inhabilitarla, apuntalando sus pretensiones de declarar su muerte política; así mismo, cuando ordena saquear los supermercados Mercandrea y Mercacundi, por supuestamente ser propiedad de gentes cercanas a las FARC.

 

La democracia neoliberal

El maestro Boaventura de Sousa Santos en tu libro “Trece cartas a las Izquierdas”, caracteriza la democracia neoliberal, por:

 

1.- El vaciamiento y descrédito de las instituciones y prácticas políticas liberales,

2.- La despolitización de la sociedad,

3.- La privatización de lo público,

4.- La subordinación de la izquierda institucional a las reglas de juego de la política neoliberal y,

5.- La reducción de la democracia a un simulacro electoral, donde la representación política se compra y vende al mejor postor”.

 

En Colombia las elecciones es la compra de conciencias y votos, las campañas publicitarias, las “mermeladas”, el clientelismo; todo un festival de trucos para engañar ingenuos e incautos y continuar con lo mismo.

 

Las jornadas electorales de marzo para Senado y Cámara si bien es una puja de regiones; constituye el apalancamiento del clientelismo para las elecciones presidenciales de mayo próximo, para hacer las alianzas al mejor postor.

 

La necesidad de un Bloque Popular

Nuestro reto es continuar el proceso de articulación de las fuerzas populares, demócratas y patrióticas en función de construir la paz con equidad, mediante la unidad del Bloque Popular.

 

Bloque Popular que debe liderar la construcción de la Nueva Cultura Política, del voto con criterio y consensuado; donde el elector soberano entregue parte de su poder al representante de sus intereses, el resto queda a referendo de la asamblea de los electores y si no cumple, será revocado. Construir una escuela de formación política que sepa articular todas las experiencias alcanzadas y llegue a todos los colectivos, estructuras nacionales, para construir un sujeto crítico y transformador de su realidad, a nivel regional y local, mediante un sistema estratégico comunicacional que difunda, organice, forme y movilice este Bloque.

 

Bloque que fortalezca la pedagogía de la paz y la formación de nuevos gestores de paz desde los territorios, para que el conjunto de la sociedad sea protagonista en hacer germinar la paz, para que las instituciones nuevas y tradicionales se vinculen al proceso de construcción de la paz.

Categoría: