youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

¿Es inmodificable la política minero-energética?

Escrito por Paula Rodríguez

En las últimas décadas, Colombia ha sido invadida por multinacionales en busca de nuestros recursos naturales no renovables. El afán de logar dinero sin medir las consecuencias ambientales y sociales, ha llevado a que ya no sólo se recurra a los métodos convencionales de exploración, sino que, con el beneplácito del gobierno, se está incurriendo en la implementación de técnicas extractivistas riesgosas, como lo son el fracking [1] y la minería de oro a cielo abierto por lixiviación con cianuro [2].

 

En especial estas dos técnicas, contaminan el agua, por tanto, estamos hablando de dejar a miles de compatriotas sin derecho al agua potable, toda vez que los principales proyectos minero-energéticos están en concesiones de páramo y otras regiones montañosas, que abastasen a cabeceras municipales y departamentales, como son los casos de La Colosa en el Tolima, La Sierra Nevada de Santa Marta, Páramo de Santurbán en los Santanderes, entre otros.

 

En 1999, la Ley del Plan de Desarrollo modificó el monto de las regalías, que era uniforme y cobraba el 20% de la producción, y se cambió por un sistema de regalía variable, que va de 5% al 25%. A su vez, la Junta Directiva de Ecopetrol redujo la participación base de Ecopetrol de 50% al 30%, elevando la del inversionista privado al 70%. Este conjunto de medidas, que a toda luz es lesiva para los intereses de los colombianos y va en contra del buen uso de los recursos naturales no renovables, desde luego favorece los intereses de las multinacionales.

 

El agua debe preservarse

La Sierra Nevada de Santa Marta, es una fuente hídrica y biodiversa del Caribe colombiano, en la medida en que es la principal fuente de agua para los departamentos de la Guajira, el Cesar y el Magdalena. Los ríos que nacen en la Sierra Nevada producen más de 10 mil millones de metros cúbicos de agua por año, de los cuales una parte se convierte en fuente de agua para 1,5 millones de personas.

 

El Páramo de Santurbán, no solo es un área de alta biodiversidad, sino que, además produce agua para 48 municipios, 15 en Santander del sur y 33 en Norte de Santander.

 

Un informe elaborado por la ONG inglesa Colombia Solidarity Campaign, sobre el proyecto La Colosa , concluye que en total la multinacional minera Anglo Gold Ashanti, tiene 39.704 hectáreas tituladas dentro de los páramos colombianos, lo que revive el debate sobre las implicaciones ambientales que podrían traer futuras extracciones mineras cerca de ecosistemas frágiles y de gran importancia para el país, además afecta las cuencas de los ríos Combeima y Cocora, considerados de vital importancia para el abastecimiento de agua de la capital tolimense.

 

La Paz y el Medio Ambiente

Sin duda, la política ambiental y minero-energética del país, no solo debe ser discutida por la sociedad de manera activa y vinculante, y convertirse en unos de los principales temas de un Gran Diálogo Nacional, sino, además, la sociedad en su conjunto, no sólo las comunidades afectadas, los trabajadores, los ambientalistas, deben plantear otra política en esta materia y, masivamente exigir al Estado los cambios básicos urgentes que necesita Colombia. Ya que sin la discusión y modificación del modelo extractivista actual, será imposible alcanzar una paz con justicia y equidad social y, que a su vez sea estable y duradera.

 

En el Ejército de Liberación Nacional hemos dado a conocer opiniones en torno a lo ambiental y al manejo de los recursos naturales; la necesidad de una Política Integral Energética, que haga viable un crecimiento sostenible, con énfasis en el bienestar social y ambiental, donde primen los intereses del pueblo sobre los del gran capital nacional y transnacional; fundada en la racionalización de la explotación, para evitar daños ambientales y permitir la constitución de reservas estratégicas.

 

En conclusión, es imposible avanzar en una política de paz, sin antes discutir ampliamente el actual modelo económico y la política minero-energética, y posteriormente cambiar las mismas a favor de todos los colombianos, ya que mientras exista desigualdad social y leyes a favor de los monopolios y en contra de los intereses del pueblo, la rebeldía en armas no solo será un derecho, sino un deber.

 

_____

[1] El fracking es una técnica para extraer gas natural de yacimientos no convencionales. Se trata de explotar el gas acumulado en los poros y fisuras de ciertas rocas sedimentarias estratificadas de grano fino o muy fino.

[2] La minería a cielo abierto es una actividad industrial de alto impacto ambiental, social y cultural. Es también una actividad industrial insostenible por definición, en la medida en que la explotación del recurso supone su agotamiento.

Categoría: