youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

Cien años de Apartheid en Palestina

Escrito por Camilo Trochez

 

En marzo pasado cuando uno de los organismos de la ONU realizó, por fin, de manera no ambigua y contundente un informe denunciando los crímenes del Estado de Israel contra el pueblo palestino, se activaron de manera inmediata los mecanismos de censura ordenados por la alianza Netanyahu y Trump, los únicos que hace unos días votaron a favor del bloqueo a Cuba. Se trata del informe dirigido por Rima Khalaf y un grupo de académicos, quienes concluyen después de una rigurosa investigación, que Israel es “culpable de un crimen de Apartheid contra el pueblo palestino”. Seguidamente, el informe fue borrado de las webs, y la jordana Khalaf fue obligada a renunciar, sin embargo, este hecho demostró a la opinión mundial, el miedo del Estado hebreo a que se sepa las condiciones de esclavitud en que vive el pueblo palestino.

 

En el origen, el colonialismo europeo

La invasión al pueblo palestino tiene sus orígenes cuando los pueblos árabes que habitaron esa región en el siglo XIX resistieron primero al imperio Turco-otomano, y luego, comenzando el siglo XX en la Primera guerra mundial, cuando parte del Medio oriente quedó bajo la tutela de los ingleses. Al mismo tiempo, el sionismo -un movimiento nacionalista nacido en Europa-, propugnó por la creación de un Estado para los judíos, por medio de la ocupación del territorio  palestino.

 

El conflicto empezó el 2 de noviembre de 1917, con la Declaración Balfour cuando, según Arthur Koestler, el imperio inglés “ofreció solemnemente a los judíos el territorio de los árabes en Palestina” [*]. Fue entonces cuando se intensificó la migración sionista y las prácticas excluyentes y discriminatorias que despojaron a los pueblos árabes de sus territorios a través de la violencia. Tras la Segunda Guerra Mundial y ante la inminente retirada británica, las Naciones Unidas con la resolución 181 en noviembre de 1947 legalizó el Estado de Israel, causando la expulsión de muchos árabes a otros países y la fragmentación del pueblo palestino. al mismo tiempo, Israel se alineó con las potencias occidentales, convirtiéndose en un enclave para sus intereses, principalmente de los Estados Unidos en todo el Medio oriente.

 

Con el triunfo de Israel en la “guerra de los 6 días” de 1967, se consolidó su dominio, expandiendo sus fronteras, el control de los recursos, la creación de bases militares, y una limpieza étnica de árabes y palestinos, incrementando la persecución a los rebeldes y nacionalistas palestinos obligando a estos a vivir en el exilio o en la marginalidad.

 

El Apartheid del Siglo XXI

No se puede entender la realidad del pueblo palestino como un conflicto religioso, o algo meramente territorial, se trata, como ya vimos de un conflicto heredado del colonialismo europeo como tantos otros en esta región del Medio oriente. Desde la creación del Estado hebreo se ha generado la expulsión de entre 700 y 950 mil palestinos y palestinas y la confiscación de sus viviendas, tierras y propiedades, ningún refugiado o refugiada ha podido retornar a sus casas ni ha recibido reparación.

 

Hoy, los palestinos no son reconocidos como un Estado soberano por Israel, violando antiguos tratados, como los de Oslo en 1993 respaldados por la comunidad internacional, incluso por mandatarios de los EEUU. El ejército israelí controla todo el territorio de la antigua Palestina, al mismo tiempo existe toda una legislación que impide a las personas no israelíes gozar de sus plenos derechos, convirtiéndose estos en ilegales en su propio país; Como ejemplo “un acto de violencia cometido por un menor de 12 años israelí en Israel no tiene el mismo tratamiento legal que un acto de violencia cometido por un menor de 12 años palestino en los territorios”, o el de “construir en Cisjordania una red de carreteras solo para colonos judíos que los palestinos no pueden usar” son actos que demuestran, claramente, que los palestinos viven en un apartheid como el de Suráfrica.

 

Con conversaciones de paz fallidas, iniciadas en agosto 2013 y suspendidas a finales de abril por Israel, este país ocupante ha autorizado la construcción de 14 mil nuevas viviendas israelíes en asentamientos ilegales, 3.226 de ellas en Jerusalén Este; ha asesinado a miles de palestinos y herido a 1.751; ha demolido 508 viviendas, escuelas, fábricas y demás construcciones palestinas; ha desplazado a 899 y arrestado a 3.300 palestinos y palestinas[**]. Todas las resoluciones de Naciones Unidas que obligan a Israel a cesar la ocupación de territorio palestino son ignoradas, porque dicho país cuenta con el respaldo de los EEUU.

 

La ocupación israelí de territorio palestino mantiene a un pueblo en aislamiento, en campos de refugiados y ciudades bloqueadas con servicios deficientes, donde gran parte de los caminos y vías de acceso son israelíes y en los cuales los palestinos no tienen permiso para transitar. Salir de un poblado hacia un hospital amerita atravesar puntos de control con detectores de metales, cercas, muros y revisiones constantes; el suministro de agua es sometido a racionamiento. La ayuda internacional de alimentos, medicamentos, materiales de construcción son bloqueadas por Israel.

 

La Resistencia Antiimperialista

Al igual que los imperios invadieron y llevaron a la exclusión al pueblo palestino, este también ha sido ejemplo de una lucha histórica por su auto determinación. Desde los sesenta se creó la Organización Para la Liberación de Palestina, (OLP) en la cual convergían distintas corrientes, con el objetivo de que los palestinos pudieran tener un Estado soberano, cuestión que se logra parcialmente después de los acuerdos de Oslo. Este objetivo estratégico para las diversas organizaciones, demuestra que el conflicto es político más allá de las distorsionadas versiones que plantean que se trata de un conflicto étnico o religioso.

 

Históricamente el pueblo palestino ha hecho uso de la movilización social, la huelga de sus prisioneros, la defensa de los DD.HH y el activismo internacional, llevando a los ojos del mundo los vejamenes del Apartheid Israelí, despertando la solidaridad de otros pueblos del mundo que buscan su auto determinación y la dignidad de sus pueblos .

 

Hoy en el Medio oriente, arde un frente de lucha contra el imperialismo, en el que el Estado de Israel es la punta de lanza para el dominio de los EEUU y la OTAN, en esos territorios ricos en recursos naturales y culturales. La constante agresión y violencia imperialista también ha llevado a los palestinos a levantarse en armas hasta las últimas consecuencias por su liberación del yugo sionista, utilizando su legítimo derecho a la rebelión.

 

No olvidemos que en muchos casos nuestro país, Colombia, también ha sido llamado “el Israel de América” algo que lamentablemente no está lejos de la realidad, con un gobierno arrodillado a los intereses de Washington, defendido por un enorme maquinaria militar amparada en la lucha contra el narcotráfico; pero en realidad, busca contener desde hace décadas el levantamiento popular, y sumergir a las mayorías de la nación en la pobreza, la ignorancia y la exclusión. Es menester entonces, el internacionalismo, la lucha antimperialista y la unidad del pueblo como principales armas en esta lucha de David contra Goliat.

 

_____

[*] tomado de Paul Delmotte.En el origen del conflicto palestino Centenario de la Declaracion Balfour. Disponible: https://www.rebelion.org/noticia.php?id=233448

[**] En claves así despojo Israel a palestina disponible en: https://www.telesurtv.net/news/En-Claves-Asi-despojo-Israel-a-Palestina-20140713-0047.html

Categoría: