En este primero de mayo Día internacional de los trabajadores, el balance de la lucha sindical por el derecho al  trabajo en nuestro país es muy preocupante.

Teniendo en cuenta que Colombia es uno de los países con mayor desigualdad social en el mundo, y que la posibilidad de conseguir un trabajo digno se ha convertido en un verdadero privilegio, por las dificultades que existen para la creación de políticas públicas, que permitan bajar los índices de desempleo.

Difícil tarea, si tenemos en cuenta la persecución y asesinato de líderes sindicalistas, la No garantía a la protesta, la represión a los paros y la implementación de políticas neoliberales, que tienen como único objetivo, la privatización de las pocas empresas y sectores públicos que quedan.

Por ello seguimos insistiendo, que es de vital importancia la participación de la sociedad, en la mesa de diálogos de paz que se desarrolla en Quito. Entendiendo que es el pueblo organizado el que debe decidir y generar los cambios  estructurales  que se necesitan, para lo obtención de una mejor calidad de vida de las y los colombianos .

 

Los maestros

La mayor parte de asesinatos de trabajadores sindicalizados son de este sector, con más de 1.779 educadores asesinados, además de haber miles de maestros esperando poder ocupar una plaza de trabajo, deserción escolar, zonas de difícil acceso, privatización de la educación y salarios risibles que no compensan la labor de la enseñanza; arroja un panorama complejo de la educación pública. 

Se debe entender que la educación es un derecho constitucional, que se debe exigir y no mendigar. Por ello es necesario acompañar la lucha que han emprendido los maestros por mejorar, no sólo la labor del docente, sino la educación en general.

En este sentido resaltamos la labor de los sindicatos de profesores que entienden que la organización, la movilización y la lucha en las calles, es la única posibilidad de cambiar las imposiciones, que este gobierno quiere establecer sobre los derechos del pueblo.

 

La salud

La salud pública es uno de los sectores que presenta el mayor índice de corrupción, con mas de 6,5 billones que se roban en las distintas intervenciones hechas al sistema; lo que constituye en un crimen directo contra las colombianas y colombianos.

La Ley 100 que tiene como fin la privatización de la salud, ha provocado el cierre de 600 hospitales. En Guainia donde habían 30 centros de salud, ahora solo quedan 7. Como consecuencia de entregar a empresas privadas el sector de la salud, que desangran hasta la última gota las finanzas de los hospitales. Para después cerrarlos con la justificación de que se encuentran en quiebra. La corrupción en la salud pública deja mas víctimas que el conflicto armado interno.

Los sindicatos de la salud siguen luchando por articular los movimientos sociales en torno al problema de salud. Por ahora es prioritario avanzar y enfatizar en soluciones que resuelvan este grave problema, que deja miles de víctimas al año.

 

Las empresas "públicas" 

Las pocas empresas públicas que quedan en el país, sufren la arremetida del gobierno, que busca la venta o entrega de estas empresas a las multinacionales.

Este es el caso de la Empresa de Teléfonos de Bogotá (ETB), único operador público de comunicaciones, que brinda servicio de internet en los barrios populares de la ciudad, un excelente servicio en fibra óptica y cuenta con 134 zonas wifi. Además de ser una fuente de empleo para muchas familias, la empresa asegura el balance, para que las empresas privadas de comunicación no suban tanto las tarifas. 

El alcalde Peñalosa quiere venderla, ya que no es una empresa que brinde ganancias sustanciales a la burguesía capitalina. Para el futuro de Bogotá, es positivo que crece la iniciativa de las organizaciones sociales, que impulsan la revocatoria de este alcalde, al servicio de los grandes empresarios y en contra de los intereses públicos.

Tagged Under