youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

SIRIA: Ataque Frontal de Una Vieja Estrategia

Escrito por Ximena Solano Sepúlveda

El ataque con 59 misiles a la base aérea de Shayrat es una muestra de la política imperialista del presidente Trump. En un contexto de guerra que ha dejado miles de muertos en Siria, el nuevo ataque estadounidense demuestra sus propósitos injerencistas y acrecienta la posibilidad de un enfrentamiento directo entre las potencias mundiales.

 

El estado de la guerra en Siria

Como la mayoría de las guerras del mundo contemporáneo, la guerra en Siria fue iniciada por los intereses económicos del imperialismo. El propósito de apropiarse del petróleo de la región y desestabilizar los procesos democráticos que se oponen a su dominación, fueron las razones que llevaron a EE.UU. a invadir este territorio, y en el caso de Siria, a financiar a la organización terrorista Al Nusra que se propuso desestabilizar el gobierno de Bashar Al Asad bajo la mirada cómplice de sus seguidores.

Después de más de una década de guerra, las consecuencias para el pueblo Sirio han sido nefastas. Sin embargo el gobierno de Al Asad con el apoyo de Rusia ha logrado neutralizar los intentos de despojo de las principales ciudades de Siria, por parte de lo que las empresas de comunicación internacionales han llamado "rebeldes moderados", mercenarios responsables entre otros desmanes, de mas de 5 millones de refugiados.

Ante la incapacidad estadounidense de controlar y potenciar el llamado Frente Al Nusra para apropiarse de este país, la decisión del entonces presidente Barack Obama de no intervenir de manera frontal parece desvanecerse, apareciendo la mano del nuevo presidente estadounidense que evidencia ante el mundo el poder militar con el que Estados Unidos cuenta. 

 

El cinismo de Trump

La justificación del ataque perpetrado por Donald Trump fue la supuesta responsabilidad del gobierno Sirio en el ataque con gas sarín en la provincia de Idlib de Siria, que dejó 85 muertos y 200 heridos. Al ataque de EEUU se suma el envío de un portaviones y flota marítima a la península coreana, considerada una nueva agresión contra el eje Corea- China. 

El cinismo de Trump es evidente cuando se "compadece" con los niños Sirios, mientras  impide la entrada a territorio estadounidense de refugiados del mismo país por considerarlos posibles terroristas, y es evidente cuando justifica la intervención militar en cualquier país del mundo, sin preocuparse por el desplazamiento y las muertes que bajo su responsabilidad se podrían generar.

La verdadera razón de su intempestiva aparición en el escenario internacional, con un ataque directo que viola toda normativa consensuada entre la mayoría de Estados modernos, es mostrar la continuidad del poderío militar del pentágono, como oposición a la política de Obama que fue capaz de desatar la guerra en Siria pero incapaz de ganarla, generando un sentimiento de incapacidad en las mentes más guerreristas de los estadounidenses y sus seguidores en otros países.

 

La inservible comunidad internacional

La respuesta de países como Alemania, Francia, Israel, Turquía, Australia, Japón, Reino Unido, España, Jordania, Arabia Saudita, la Unión Europea y Canadá es una vergüenza para los principios de democracia y soberanía que se suponen los rigen. La mayoría de Estados de Occidente avalaron el ataque y lo consideraron proporcional al ataque químico lanzado en Siria. Las respuestas de los mandatarios fueron elocuentes pero mentirosas al señalar sin ninguna prueba la responsabilidad del gobierno de Al Assad en este atentado y ser cómplices de una acción a toda luz fuera del Derecho Internacional, como ocurrió hace varios años cuando fue invadida la república de Irak acusando a su gobierno de poseer armas de destrucción masiva, demostrándose luego lo falaz de ese argumento.

Estas posiciones evidencian que aún en la profunda crisis de Washington, los escenarios internacionales son funcionales a sus políticas y que éste no está dispuesto a ceder terreno para que se condenen los actos terroristas de invasión que sigue preparando alrededor del mundo. Ante esta comunidad comprada, las voces disidentes han señalado que este ataque es un sabotaje que incita a la confrontación entre naciones.

A pesar de que el camino pareciera estar abonado para la intervención directa, esta no está a la vuelta de la esquina. Siria cuenta con el gobierno de Rusia cuya primera acción fue reforzar los sistemas antiaéreos sirios y enviar una fragata al Mediterráneo. En la disputa global Estados Unidos ha intentado una demostración de fuerza que puede ser correspondida por el bloque Ruso-Chino, lo que puede generar un enfrentamiento directo entre quienes disputan la hegemonía mundial, pero en ningún caso fortalecerá la desacreditada política gringa.

Hoy más que nunca el internacionalismo es una necesidad para la liberación de los pueblos del mundo. Aunque el Imperio pretenda arrebatarle la vida a millones de personas con la excusa de que están en contra de sus políticas, la autodeterminación y la soberanía, siguen siendo valores vigentes para la defensa de Siria y de todos los países antimperialistas, en la búsqueda de naciones libres y verdaderamente democráticas, lo cual no implica desconocer los errores que puedan presentarse pero de ninguna manera violar de manera flagrante la autonomía de los pueblos.

Categoría: