El 5 de marzo de 2013 es uno de aquellos días más tristes para la historia de Venezuela, los pueblos de América Latina y el mundo entero. Esa tarde de marzo se comunicó la muerte de Hugo Rafael Chávez Frías comandante de la Revolución Bolivariana y con profundo dolor las voces populares de todas partes del planeta gritaron con fuerza ¡Todos Somos Chávez!

A cuatro años de su siembra se hace necesario recordar sus ideas y planteamientos, no solo por su valor ideológico o como un acto de memoria, sino por su alto valor estratégico y vigencia, para este momento de arremetida imperialista que padece hoy nuestro continente.

Un signo determinante para el triunfo de la revolución bolivariana fue y sigue siendo la unidad cívico-militar pues esta condición permitió en un primer momento el acceso al estado y el control político del país y luego la continuidad de sus políticas gracias a esa combinación de pueblo consiente y dispuesto a defender la revolución tal como ocurrió en los fallidos intentos de golpe de estado perpetrados por el imperialismo norteamericano.

La legitimidad democrática alcanzada en las urnas es una de las mas grandes hazañas lideradas por Chávez pues logró derrotar sin experiencia alguna, a la maquinaria electoral de la derecha financiada y bajo el mando de  los EEUU  en cuatro elecciones presidenciales (1998, 2000, 2006 y 2012) además de lograr la mayoría en referendos y consultas hechas al pueblo bajo la promesa cumplida de obedecer su mandato sin reparo alguno haciendo de la voz y el voto de todos los venezolanos el símbolo de una auténtica democracia.

Como continuador de las ideas del libertador Simón Bolívar, Chávez tiene un capítulo especial en la historia nuestra americana pues su convicción y esfuerzos por la unidad Latinoamericana fueron los inicios de los organismos multilaterales de cooperación como el ALBA y CELAC que hoy son referentes en el continente y permiten enfrentar como un bloque regional al imperialismo mundial.

Las políticas sociales de gobierno durante sus 14 años en la presidencia bajo el sistema de misiones, constituyen un alivio para la mayoría de venezolanos y venezolanas que hoy cuentan con vivienda, educación, salud y goce de sus derechos sociales bajo la idea de la mayor suma de felicidad posible para vivir en dignidad hacen de esta forma de gobernar una alternativa para los pueblos del continente.

Sin duda el avance más grande de la Revolución Bolivariana liderado por el presidente Chávez y continuado por el presidente Maduro es la materialización del Poder Popular por medio de la ley Orgánica de Comunas y la creación de los consejos comunales instrumentos mediante los cuales el pueblo ejerce su derecho de gobierno, control y decisión sobre sus territorios; desestimulando la falsa institucionalidad y el centralismo estatal por la participación y acción efectiva de las comunidades. Sin duda estos procesos son muy jóvenes, se está en el camino y es indispensable defenderlos y fortalecerlos.

Hoy que el pueblo venezolano enfrenta la más duras de las crisis sociales producto de la guerra económica, el sabotaje mediático y el intervencionismo orquestado por los EEUU, el nefasto secretario general de la OEA, la derecha venezolana y los expresidentes colombianos afines al imperialismo; el legado del presidente Chávez es fundamental en esta batalla y por la construcción de la Patria Grande con vida digna para todos los pueblos del continente.

Saludamos al gobierno del presidente Maduro, a los partidos políticos y movimientos sociales, al Bravo Pueblo le decimos que pueden contar con los elenos y que los revolucionarios del mundo estamos convencidos que su sabiduría permitirá seguir adelante en la lucha, nada es perfecto, y la revolución continua porque los pueblos son sabios. Al igual que aquel 5 de marzo gritamos junto a sus voces ¡Todos somos Chávez!

 

Tagged Under