Un revolucionario saludo queridos compañeros y compañeras

Cuando la prisión se cierne sobre nosotros y nosotras por asumir las justas y legítimas causas del pueblo del que somos parte, la dignidad y la entereza nos deben cubrir, en tanto son y serán nuestros aliados. Y cuando defendemos nuestros derechos, incluido el legítimo derecho a la rebelión, cuando no admitimos la injusticia, ni el oprobio al que la clase en el poder nos ha sometido, entonces un manto de solidaridad y de amor de nuestro pueblo nos abriga, así no los percibamos del todo, la historia hará justicia.

Sabemos de los padecimientos que conlleva encontrarse en las cárceles colombianas, nos es doloroso verlos entre rejas. Ustedes que son parte de nosotros y nosotras, están en nuestro corazón y queremos sientan nuestro afecto, admiración y respeto. Queremos que no pierdan la esperanza, la entereza y la verraquera que han mostrado con su aporte a nuestra justa causa, esperamos sean también estos atributos los que les permitan sobrellevar la prisión. Sea esta la oportunidad para hacer nuestras las palabras de un prisionero político en Acacias Meta: “encerraron nuestros cuerpos, pero nunca nuestras ideas que siguen firmes y en pie de Lucha”.  

Perdónenos si aún no hemos podido atenderles como merecen, pero sepan que su suerte no nos es indiferente y estamos prestos a hacer más y lo que nos sea posible para su bienestar y su libertad: Luchar por la reforma de la Justicia y del sistema penitenciario, por dignificar las condiciones de todos los detenidos, así como visibilizar la situación que atraviesan en busca de unir más esfuerzos en esta causa y finalmente aunque parezca utópico, siendo las utopías las que nos han guiado, luchar por un indulto y amnistía general para todas y todos, las y los prisioneros políticos.

Hemos visto como ustedes siguen con las banderas en alto y nos dan ejemplo, por ello nuestros más grandes reconocimientos. Igualmente, nosotros y nosotras seguimos en la lucha para que otra sociedad sea posible, continuamos el sueño de construir otro destino para nuestro pueblo.

El sistema y los gobernantes han sido insensibles, se ensañan con sevicia contra las y los prisioneros políticos, estamos ante un ente que no se conmueve con sus semejantes y por el contrario infringe todo horror, esta realidad no nos debe vencer ni desanimar, por el contrario será la fuerza para que ustedes que son nosotros y para nosotros que somos ustedes, sigamos avante, continuando el camino unidos hasta la victoria.

 

Reciban un fraternal abrazo y todo nuestro cariño.

Tagged Under