Desde las hermosas montañas, ríos, costas y esteros del occidente colombiano, enviamos nuestro abrazo fraterno y libertario a todas las comunidades afros, indígenas, estudiantes, maestros, obreros, campesinos y demás sectores de nuestra patria con los que a diario construimos la nueva Colombia.

En estos momentos, en que nuestra región es uno de los laboratorios de guerra más avanzados que tiene el país, debido al aumento significativo de operaciones contrainsurgentes y antipopulares tales como: detenciones arbitrarias de líderes comunitarios, asesinato sistemático de reclamantes de tierra y opositores a sus políticas; realización de crímenes de Estado que luego le endilgan al movimiento revolucionario para ocultar los verdaderos asesinos; así como el aumento del pie de fuerza mercenaria institucional y paramilitar (casos reconocidos como Pizarro, Puerto Meluk, Nuquí, entre otros) con sus nefastas consecuencias para la población; pues dichos aparatos represores solo llevan terror hasta las comunidades representados en bombardeos indiscriminados, amenazas selectivas y colectivas, macartización de la población, desplazamiento forzado, la cooptación sistemática a la fuerza de las personas más representativas de la región para utilizarlas de delatores y colocarlas como carne de cañón en el conflicto; la campaña criminal de quema de máquinas retro excavadoras utilizadas por los pequeños y medianos mineros que dejan sin el sustento diario a cientos de familias.

Mientras se incrementa la maquinaria de guerra en toda su magnitud, la región occidental se sume en el abandono estatal, las muertes por desnutrición de niños menores de cinco años son el pan de cada día en nuestras comunidades afros e indígenas; los enfermos fallecen ante el pésimo estado de las pocas instituciones hospitalarias y por la falta de suministros médicos; la educación es cada vez más paupérrima y ni que decir de los acueductos, pues en un alto porcentaje no cuentan con agua potable.

Siendo la región más rica del país, sus habitantes somos a la vez los más empobrecidos; por otro lado, las multinacionales minero energéticas hacen su agosto apoderándose de las tierras ancestrales, condenando a la población a la exclusión y la miseria.

Al concluir nuestra IX asamblea con éxito rotundo como evento democrático y revolucionario, damos un parte de victoria ya que el enemigo con toda su tecnología y su aparato militar fue incapaz de detener el avance de la lucha guerrillera y la fuerza insurgente de nuestro pueblo a pesar de que los aparatos mediáticos de comunicación burgués a diario acaban con el ELN como parte de sus políticas de Estado. En el occidente colombiano la militancia define en homenaje póstumo llevar el nombre de FRENTE DE GUERRA OCCIDENTAL CAPITAN Omar Gómez del ELN.

 

Consignas: !!!Héroes y capitanes del occidente colombiano¡¡¡

!!!Héroes y capitanes... con su ejemplo hasta la victoria siempre¡¡¡

 

Esta Asamblea debatió ampliamente la política estatal que tiene como propósito el debilitamiento, desarme y desmovilización de la insurgencia colombiana, y no la solución a las causas que generaron este conflicto social y armado que padece el pueblo, por la guerra que le impusieron desde el poder; por lo tanto, llamamos al pueblo a la unidad y la organización para desenmascarar esta farsa oligárquica y movilizarse por los verdaderos cambios y transformaciones donde se empoderen las organizaciones populares por una Colombia en justicia social equidad y soberanía que supere la crisis humanitaria y política en la que está sumido el país que mal gobiernan las oligarquías mientras excluyen al pueblo y le imponen el terrorismo de Estado a quienes luchan por sus derechos.

La Novena Asamblea: Héroes y capitanes del occidente colombiano, ratificó nuestro principio unitario en la construcción del socialismo en nuestra patria y que ahora, más que nunca, tiene plena vigencia la lucha armada y revolucionaria para la toma del Poder que garantice los intereses de los más empobrecidos, que son la inmensa mayoría del pueblo colombiano. Por lo tanto, le reiteramos al pueblo colombiano nuestro derecho a la rebelión y que eleve sus niveles de lucha, para que juntos defendamos nuestro territorio, nuestra gente, nuestra cultura y logremos construir una paz desde la justicia social; donde el eje central sea salvar el planeta y la vida digna de la humanidad.

 

Montañas, ríos, costas y esteros del occidente colombiano.

Octubre de 2016.

 

FRENTE DE GUERRA OCCIDENTAL

CAPITAN OMAR GOMEZ, DEL EJERCITO DE LIBERACION NACIONAL.

ELN

 

Tagged Under