youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

Estados Unidos, Entre la Insensibilidad Racial y el Racismo

Escrito por Luís Carlos Guerrero S.

El presidente Obama volvió a decir, que “buscaría la igualdad ante la ley” de todos los ciudadanos de los Estados Unidos, reaccionando ante un último fallo, dictado por un juez de Nueva York, en que otra vez absuelven a un policía blanco, que estranguló al ciudadano afroamericano Eric Garner. La impunidad en éste y otros muchos casos similares, es una prueba más del racismo que sufre la potencia norteamericana.

Desde otra esquina, el diario argentino Página 12, en caricatura de esta semana, muestra a un personaje que le dice a otro: “Absolvimos al policía porque hallamos pruebas contundentes”, y a la pregunta de cuáles, responde: “El muerto es negro y el policía es blanco”.

 

Los levantamientos por Michael Brown

El asesinato del joven afro Michael Brown en Fergusson, revela los profundos problemas sociales que padece la sociedad norteamericana, al tiempo desnuda la mentalidad de la elite gobernante. El fallo de absolución al policía criminal es una muestra patética de la impunidad, sostenida por instituciones donde enseñan a odiar a los negros, a latinos, asiáticos y otros inmigrantes.

Matar a un joven afro, masacrado por seis disparos, en estado de total indefensión no es crimen para la clase dirigente norteamericana, porque cualquier negro y latino parado en una esquina, es sinónimo de ser delincuente.

La absolución del policía asesino, provocó levantamientos por más de 10 días en Fergusson y muchas ciudades, similares a los ocurridos en Los Ángeles durante 1963 y 1992, cuando se insurreccionó la población afro, cansada de los atropellos y asesinatos.

 

Las múltiples resistencias Negras

En EEUU, no era permitido a los negros transportarse en los mismos vehículos en donde lo hacia la población blanca, la prohibición de educarse en los mismos colegios y la exigencia de los pases (salvoconductos), para poderse trasladar los negros de un lugar a otro, etc. A las mujeres negras y a los hombres negros solo les estaba permitido ocuparse en los empleos considerados bajos en la sociedad, como lustrabotas, cuidadores de jardines, empleadas domésticas, servicio de aseo o en las faenas más duras como la minería. También las mujeres negras se les esterilizaban para impedir su reproducción social, por “ser salvajes, sin conciencia de su deber social”.

Es famoso el boicot de los autobuses de Montgomery en 1955, que logró una importante victoria, a cuya cabeza se colocaron las trabajadoras domésticas negras y los mineros negros, quienes de manera masiva se negaron a abordar los buses destinados sólo para ellos, exigiendo no discriminación y derechos a la igualdad. Protestas que fueron duramente reprimidas.

La violencia del sistema en contra de los afroamericanos, conllevó a la organización de un movimiento armado, conocido como las Panteras Negras, una guerrilla urbana nacida desde las comunidades pobres de Los Ángeles.

Las Panteras Negras iban más allá de las reivindicaciones de los derechos civiles y políticos, al lanzar propuestas de nueva nación. Ángela Davis (1944), una de sus fundadoras, afirma que la lucha de las comunidades afro apunta a cambiar la estructura del capitalismo, pues "mientras vivamos en una democracia capitalista, se nos seguirá escapando un futuro de igualdad racial, de igualdad de género, de igualdad económica" (1). No queremos simplemente arreglar el barco que se está hundiendo, sino cambiar el barco.

 

La sociedad ha ido cambiando

La ideología racista, discriminadora, del individualismo, de la no mezcla social, tan profusamente divulgado en el seno de la sociedad norteamericana, se ha ido desgastando, debido a las luchas de resistencia que libran los movimientos de inmigrantes, los afros, los latinos y de otras minorías nacionales que viven en los EEUU.

Se equivocan quienes creían, que con la destrucción de las Panteras Negras y el asesinato de Martín Luther King (1929-1968) y otros líderes, las ideas de la rebelión Negra se esfumarían. Las demandas de dignidad y derechos, de una sociedad de iguales en medio de la diversidad, van dando frutos y se establecen en la sociedad como referentes nuevos.

El Centro de investigación Pew, dice que la generación de los Milenarios, son “los nacidos después de los años de 1980, (quienes) se distinguen no sólo por su diversidad racial y/o étnica, sino también por lo que comparten entre sí, incluyendo una mayor desconfianza en instituciones políticas y sociales” (2).

Las nuevas generaciones de estadounidenses rechazan la dominación del uno por ciento de los multimillonarios, como lo expresa el movimiento Ocupa Wall Street (OWS) y los jóvenes activistas inmigrantes, que se oponen a los abusos de la autoridad y las deportaciones.

El sur de los EEUU es una población que soporta el peso de la crisis del capitalismo, fuente de su pobreza, marginalidad política, ruina y amenaza de extinción; por lo que sus resistencias comienzan a perfilar nuevos imaginarios sociales y de búsqueda de cambio. Fue esta franja poblacional, la determinante en el triunfo de Obama en su primera elección de 2008 y hoy es crítica a su gestión, pues perciben al mandatario como un traidor a sus ideales.

 

El enemigo interno

La Oficina del censo de los EEUU estima que para 2043, los ciudadanos no blancos serán la mayoría de la población de ese país. En este momento ya son 90 millones, los ciudadanos de origen latino y afroamericano.

La minoría multimillonaria que domina en Norte América, ha trazado toda una estrategia de contención a los movimientos sociales para evitar su posicionamiento, como tendencia progresista en la sociedad. Las arremetidas violentas contra estos movimientos es una respuesta militarista, hacia los jóvenes quienes son vistos como el peligroso enemigo interno a enfrentar.

El proyecto Minerva del Pentágono en sus estudios sobre los movimientos sociales, concluye que “los seres humanos que participan en movimientos sociales son considerados contagiados por vectores que propagan una enfermedad”, llamada terrorismo (3). El asesinato del joven Brown es parte de esta estrategia de contención social.

Este año, en entrevista para la televisión, el ex Secretario de Estado Collin Powell (2001-2004), refiriéndose al presidente Obama, lo acusó de poseer “poca sensibilidad racial”; en respuesta, dos días después los asesores presidenciales organizaron en la Casa Blanca, el estreno de la película El mayordomo, que relata cómo un empleado negro sirve durante medio siglo a varios presidentes de los EEUU; el propósito era que la prensa fuera testigo de una lágrima, que Obama iba a derramar, mientras veía la película.

En conclusión, en los EEUU, por un lado va la represión contra los afroamericanos considerados enemigo interno y por el otro avanza el intento de seducirlos, con la imagen de un presidente negro, que por más negro que sea, por encima de todo ejerce como emperador.

 


Notas

(1)       Entrevista de Patt Morrinson con Angela Davis, Los Angeles Times, mayo de 2014. Traducción de Sin Permiso.

(2)       El futuro de Estados Unidos, David Brooks, La Jornada, 17-03-14.

(3)       Minerva: Proyecto de EEUU para neutralizar movimientos sociales. Prensa Latina, 19-06-14.

Categoría: