«Un pueblo que desconoce su historia

está condenado a repetirla»

 

El escenario político actual en Colombia genera la ilusión de poder vivir en un país sin conflicto armado. Sin embargo, es bien sabido que la firma de una negociación con las insurgencias, solamente es un gran eslabón, más no es suficiente para alcanzarla paz, la construcción de la paz debe estará cargo de todo el pueblo colombiano.

Para lograr la construcción de una paz estable y duradera, es necesario que el pueblo exprese sus dolores para de esta manera atacar de raíz los generadores del conflicto, de lo contrario, aun cuando se firmen acuerdos con las insurgencias, nuevos conflictos surgirán y la guerra se perpetuará.

Y si bien es cierto son muchas las causas de conflicto, en este texto me referiré a una sola: el desconocimiento de la historia. Es lamentable ver como Colombia ha sido gobernada por más de dos siglos por las mismas familias; en Colombia es mentira decir que contamos con democracia, más bien vivimos en una especie de monarquía, en la que los señores dueños del poder y el capital, heredan a sus descendientes el manejo económico y político del país y todas sus gentes.

Ahora bien, esto lo han logrado a través de la ignorancia en la que han sumergido al pueblo. Es triste y vergonzoso ver como en fechas como el 20 de julio o el 7 de agosto, muchos colombianos se preguntaban a qué hora y contra quien jugaba la selección Colombia, porque asociaban las banderas con un partido de fútbol.

Es triste hablar con niños y jóvenes de colegios y universidades y encontrar que desconocen la historia de su país, que se limitan a repetir como loros lo que algunos dirigentes de ultraderecha dicen, acompañados por medios de comunicación parcializados, pero al interrogárseles por determinados sucesos históricos, no saben, no responden, jamás han escuchado del tema o simplemente no les interesa.

La conclusión a la que quiero llegar es a la importancia de que en colegios y universidades se dé a conocer de manera extensa, completa, detallada, pero sobre todo con la verdad, la historia de nuestro país, para así evitar que el pueblo cegado por la ignorancia tienda a repetir los sucesos trágicos, por los que ya hemos pasado. Esta debiera ser una exigencia del pueblo como insumo para la construcción de un país en paz.

Tagged Under