Editorial semanal de la Revista Insurrección

Compañeros del Secretariado, del Estado Mayor Central y demás integrantes de las FARC. A todas y todos ustedes nuestro fraternal abrazo y seguirles deseando éxitos en el camino emprendido de convertirse en una organización o Movimiento político legal, tal como lo consigna el reciente acuerdo entre ustedes y el gobierno nacional.

Tras la aparición de las cartillas que “promueven el respeto a la diversidad sexual y la convivencia armónica en los colegios del país” las expresiones más conservadoras de la clase gobernante encabezadas por el Senador Uribe y el procurador Ordoñes, se fueron lanza en ristre contra el Gobierno, usando la mentira y la manipulación.

El pasado 5 de agosto, hicieron público el plan estratégico de transformación del Ejército del régimen, en una ceremonia en que los invitados especiales fueron los generales de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), verdadero ideólogos del plan.

El gobierno de Juan Manuel Santos llega a la mitad de su segundo mandato y los resultados son desastrosos. La locomotora minero-energética que debía jalonar la economía, se descarriló por la baja de los precios y la caída de las exportaciones de materias primas. Mientras el sector financiero reporta jugosas ganancias.

Escuchamos con atención los discursos hechos, durante la instalación de este período de sesiones del Congreso de la República. Resaltamos lo dicho por el nuevo presidente del Senado, quien llamó a acabar la polarización, para abrirle paso al Nuevo país y su convocatoria a que “se haga bien la paz”.

Recibimos sus manifestaciones de apoyo al proceso de paz y a esta Mesa de diálogo, ellas nos comprometen más a persistir en el logro de una solución política a este conflicto.

Decía el maestro Salustiano Tapias que “la ley es para los de ruana y pata al suelo”, para referirse al sesgo con el que el aparato judicial colombiano, define los castigos por la comisión de algún delito.