youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

El Guayabo de la Anciana Europa

Escrito por Comandante Pablo Beltrán

Primero fueron 6 y ahora son 27 países. Entre ese primer 25 de marzo fundacional y el de ahora, ya han pasado seis décadas. Así se formó la Unión, que agrupa a 510 millones de personas de la "anciana Europa", como la nombró el Papa Francisco en 2014.

El presidente de la Comisión Europea dijo en septiembre pasado, que "Europa atraviesa una crisis existencial"; más visible este 29 de marzo, con el inicio del divorcio pedido por el Reino Unido, el miembro que más prerrogativas acumuló dentro de la Unión Europea (UE). Como solución, el Papa Bergoglio los convoca a mantener el principio de la solidaridad, porque:

"La Unión Europea está llamada a un replanteamiento, a curar los inevitables achaques que vienen con los años", (y a superar) "la tentación de reducir los ideales fundacionales de la Unión a las exigencias productivas, económicas y financieras" [1].

El envejecimiento, tanto para la derecha como para la izquierda, reside en que la burocracia de la Unión está dedicada a favorecer los intereses de la elite súper millonaria transnacional, haciendo a un lado servir al 99 por ciento de la gente europea.

Además de los anteriores achaques, la UE también padece la corrupción propia de quienes detentan un gran poder; por esto el diario L'Humanité afirma que el ambiente del aniversario 60 de la Unión, es de "guayabo" o resaca -malestar derivado de una excesiva ingesta alcohólica-; que en este caso se debe a una embriaguez del poder [2]. 

El extravío esencial que sufre la Unión inició cuando su seguridad y defensa se la  confió a la OTAN, de tal manera que este bloque de países se adhirió a una máquina de guerra, que impone saqueos y desastres a otros pueblos, contrariando el principio fundacional de la UE, de "nunca más guerra".

Tres diplomáticos de amplia trayectoria en la ONU, critican esta desviación de la Unión:

"La polarización, la formación de alianzas y el etnocentrismo occidental fueron cruciales para que la OTAN dejara de ser un acuerdo de la Guerra Fría destinado a defender a Europa de un ataque soviético y se convirtiera en un proyecto de dominación global liderado por Estados Unidos con Europa como socio menor".

Alianza en la que Europa ha acompañado todas las agresiones y transgresiones perpetradas por los norteamericanos:

"El gobierno estadounidense ha dado terribles y reiterados ejemplos de violación de las disposiciones más fundamentales de la Carta de las Naciones Unidas que rigen el uso de la fuerza. Ha desafiado continuamente el derecho internacional en todas las partes del mundo, incluyendo las guerras en Vietnam (1963), la ex Yugoslavia (1999), Afganistán (2001), Iraq (2003) y Libia (2011)" [3].

En cambio, los discursos hechos por los voceros de la Unión, este 25 de marzo, estuvieron alejados de esta realidad; así lo demuestra la enumeración de J-C Juncker, sobre la obra creada por la UE:

"El más grande mercado interior del mundo, una moneda única y unir de forma pacífica la historia y geografía de Europa" [4].

Otros analistas de visión germánica [5], colocan como reto prioritario de la UE, proseguir con "la pacificación de los Balcanes". Les parecen poco las 14 mil bombas y los 2.300 misiles crucero lanzados por la OTAN contra Yugoeslavia, entre el 24 de marzo y el 10 de junio de 1999; agresión hecha desconociendo el Consejo de Seguridad de la ONU [6].

Por su parte los que se jactan de la desaparición de las fronteras europeas, se chocan con lo que el periodista Claudi Pérez de El País de España, califica como el mayor fracaso de la UE, la construcción de "más de mil kilómetros de muros", para intentar vanamente resolver la grave crisis migratoria, que los invade por el sur del continente.

Desde la derecha claman contra la amenaza del terror islamista, y la asocian con los migrantes expulsados de países del Medio Oriente y el Norte de África; pero no cierran el círculo del análisis, para decir que tales países están siendo destrozados por guerras de la OTAN, que cuentan con la activa participación europea.

El diario conservador Le Figaro afirma, que "los bárbaros han venido a recordarnos que tenemos destinos comunes" [2].

Yo me pregunto ¿los bárbaros son los que promueven las guerras o quienes las sufren? Hay que recordar que Francia recibía el 25 por ciento del petróleo de Libia, según pactó con Kadafi; pero promovió la destrucción de este país hace 6 años, para subir su cuota y apoderarse del 35 por ciento del petróleo libio.

El destino común de Europa no puede ser el colonialismo, ni seguir a Trump en su consigna de "volver a ganar guerras". Por el contrario, como proclaman Hans Von Sponeck, Denis Halliday y Richard Falk:

"La paz sólo puede lograrse cuando el unilateralismo de paso a un multilateralismo genuino, cuando los monólogos se reemplacen por diálogos, cuando prevalezca la convergencia, la cooperación y el compromiso, cuando se respete a la sociedad civil y se le permita participar dentro de la organización, cuando se reconozcan y se comprendan la raíz de las causas y no sólo los síntomas, y lo que es más importante, cuando quienes toman las decisiones gubernamentales, sea en países grandes o pequeños, muestren respeto al derecho internacional y respondan por sus actos" [3].

____

Notas:

[1] "Inédito encuentro del Papa con líderes de la UE". Actualidad DW, 24-03-2017.

[2] "La reseña de la prensa francesa del 24 de marzo de 2017". Alexandra Pineda. RFI.

[3] "El futuro de la ONU en la era de la disidencia global". Hans Von Sponeck, Denis Halliday y Richard Falk. WWW.Newstatesman.com, traducción para Rebelión de Loles Oliván Hijós. 25-03-2017.

[4] "Tratado de Roma, 60 años buscando la unidad". RFI,  25-03-2017.

[5] "Europa necesita a la UE". Bernd Riegert, comentarista de DW, 25-03-2017.

[6] "Se cumplen 17 años del bombardeo de la OTAN sobre Belgrado". Sputnik Mundo, 24-03-2017.

Categoría: