Editorial semanal de la Revista Insurrección

Nuestra Delegación para el diálogo está preparada desde noviembre pasado, para acudir al Ciclo donde debe darse por concluida la Fase confidencial de estas conversaciones y dar inicio a su Fase pública.

El próximo 4 de febrero, en Washington se reúnen el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, el presidente Juan Manuel Santos y los expresidentes Alvaro Uribe y Andrés Pastrana, con el propósito de conmemorar los 15 años de la implementación del Plan Colombia.

Primero llegó el Papa bueno, recordado como Juan XXIII, quien alzó la voz por la dignidad humana y convocó a todos a luchar por ella, incluidos los revolucionarios socialistas. Enseguida, surgió Camilo cargado de amor al prójimo, de una visión crítica nacida en las ciencias sociales, y de compromiso con la lucha por el poder para las mayorías.

Dicen que el Presidente Santos es economista. Su escuela de pensamiento económico es neoliberal, por supuesto. Como es sabido, los neoliberales privatizan la propiedad pública, sobre todo en los sectores económicos estratégicos.

Inicia el año número cincuenta de la caída en combate de Camilo Torres Restrepo y desde distintos ángulos de la sociedad avanzan preparativos que conmemoran su vida y obra. En el Ejército de Liberación Nacional consideramos insuficiente pretender un “retorno” a su figura e ideario.

Las festividades de fin de año, propias para hacer balances, también son de reunión familiar, por lo que visto el 2015, el balance es bueno apenas para unos muy pocos; mientras la reconciliación de la familia colombiana, apenas es una promesa.

La derecha extrema del Parlamento europeo y otros congéneres latinoamericanos gritaron hasta el cansancio, advirtiendo sobre la anti democracia de las elecciones venezolanas del pasado 6 de diciembre; pero una vez obtenidos los resultados favorables a la reacción, se quedaron sin argumentos.