Editorial semanal de la Revista Insurrección

Con sobrada razón se escuchan en Colombia y el exterior, muy variadas preocupaciones por lo que puede ser un final fallido del actual proceso de paz, que el gobierno de Santos adelanta con la insurgencia. Las incertidumbres crecen en los últimos días, cuando de forma unilateral el régimen suspende el proceso de diálogo de la Habana.

Con aires triunfalistas, el presidente Santos mantiene el inamovible, de desarrollar los diálogos con la insurgencia en medio del conflicto; en contraposición de lo planteado por la mayoría de la sociedad, que plantea la urgencia de adelantar dichos diálogos, ene medio de un cese bilateral verificable.

En las mayorías hay un consenso, el cual debe recrearse para hacer realidad la justicia social en un país de todos y todas, donde el primer articulado de un nuevo pacto social debe determinar, que Colombia le pertenece a todas las personas que la habitamos en igualdad de derechos, vida digna y oportunidades.