Septiembre 14 de 2016.

 

Apreciados miembros de los equipos negociadores:

Desde las organizaciones ambientalistas abajo firmantes queremos hacerles llegar nuestro reconocimiento a los esfuerzos que han estado realizando durante estos años para poder llegar a avances y acuerdos en la búsqueda de la paz.

Lamentamos que tales esfuerzos aún no hayan podido dar los resultados a favor de la terminación de la confrontación armada.

Son colombianos, hermanos y hermanas, generalmente de entre los más empobrecidos, las víctimas mortales de esta confrontación, que esperamos termine cuanto antes. Es innegable que también ha sido víctima la naturaleza, la estabilidad de los socioecosistemas, lo que ya está arruinando nuestro presente y el futuro de las generaciones por venir. La guerra hay que detenerla para encarar nuestros conflictos de manera desarmada y así refrenar todas las otras formas de violencia que impiden diseñar un futuro con una economía sustentable, desde los territorios y con una democracia integral.

Reconocemos la complejidad que significa una negociación donde ninguna de las partes quisiera saberse derrotada, ni el Gobierno que actúa en nombre del Estado, ni la insurgencia cuya legitimidad reclama.

Lo lamentable es que durante los ya casi 50 años de esta confrontación, los colombianos no hayamos podido convenir reglas suficientemente democráticas para nuestra convivencia y para que la justicia social y ambiental germine en campos y ciudades. Todo lo contrario, la guerra ha dejado una estela de muerte y destrucción y ha sido aprovechada para implantar sistemas económicos injustos con la sociedad y la naturaleza.

Los ambientalistas, los animalistas y el movimiento social reconocemos que los acuerdos que el Gobierno y las FARC estarán ratificando con el plebiscito estimulan en la sociedad sus anhelos y compromisos con la paz y abren una esperanza para un mejor país. La guerra, el despojo y el extractivismo privan a las presentes y futuras generaciones del disfrute de una sociedad donde impere la felicidad y el buen vivir. La guerra solamente deja muerte y destrucción.

A las partes, Gobierno y ELN, les invitamos para que una vez más tomen un camino racional y dialogante que en forma decidida, contundente y breve les lleve a iniciar la fase pública y a avanzar en un acuerdo definitivo de desarme y cese de las hostilidades, así como de justicia económica, social y ambiental.

Los ambientalistas nos ofrecemos a servir de garantes para que la negociación entre el Gobierno y el ELN se reabra de inmediato y se logre que todos los colombianos y en todos los rincones de nuestra geografía, construyamos conjuntamente una agenda de transición y paz social, con la naturaleza y con la vida; una paz democrática y sustantiva para la restauración de nuestra estructura ecológica. No queremos legar a las futuras generaciones una guerra en un desierto.

 

Respetuosa y fraternalmente, quisiéramos hacerles las siguientes propuestas:

  1. El ambientalismo colombiano, acompañado de otras organizaciones sociales, de forma autónoma, pluralista, amplia e incluyente convoca la ?Cumbre nacional para la paz ambiental?, donde habrá un espacio propicio para la construcción de una agenda socioambiental. Este escenario tomará en consideración, entre otros, los puntos pertinentes contenidos en los acuerdos de diálogo para de paz y para la terminación del conflicto.
  2. Estamos comprometidos en propiciar, participar y acompañar planes territoriales alternativos, integrales, sustentables, que permitan el rediseño de los paisajes y la reparación de las víctimas de la guerra, incluyendo los territorios.
  3. Reconocemos la necesidad de que con las comunidades locales, urbanas y rurales, se pueda establecer la línea base de la situación ambiental para el postconflicto, con miras a la reestructuración económica, social, cultural y ecológica, en un ámbito de respeto a la vida y a las formas culturales de hacer y vivir de los pueblos étnicos, el campesinado y los ciudadanos.
  4. Reconocemos que tenemos que ir más allá, establecer nuevos acuerdos constituyentes y acuerdos instituyentes. Ese es también nuestro compromiso. Esperamos podamos concordar los mecanismos para que la participación del ambientalismo sea un aporte vibrante a esa paz que nos comprometemos construir.
  5. Reconocemos que la violencia en los territorios, la criminalización de la que hemos sido objeto y la imposición de sistemas económicos y políticos que han concentrado el poder y los beneficios de nuestros bienes y riquezas ecológicas, son obstáculos que tenemos que superar para la paz.
  6. El ambientalismo como reserva ética y de acción pedagógica, está dispuesto a ser un movimiento que jalone a nuestra sociedad hacia el cuidado del bien común, hacia el respeto, buen uso y aprovechamiento democrático de los bienes públicos, y hacia la mesura en el uso de los bienes privados y la defensa y conservación de nuestro patrimonio nacional natural.

Los ambientalistas les pedimos, les demandamos a las partes negociadoras, que reabran los diálogos, que se defina una ruta inmediata para la consecución de un acuerdo final de profundo contenido de justicia social y ambiental.

 

 

Cuenten con nosotros:

Alegría Fonseca B.    Ex parlamentaria. Directora Fundación ALMA

Carlos Fonseca Z.     Corporación SIMBIOSIS

Juan Pablo Ruíz S.     Ambientalista.

Hildebrando Vélez      Agenda Ambiental en Movimiento.

Manuel Guzmán H.     Universidad del Rosario. Red KLN.

Carlos Ramón González        Instituto de Ecología Política. Presidente ejecutivo de                                  Federación de partidos verdes de América Latina.

Javier Márquez V.      Presidente ECOFONDO

Diego García   Referente ambiental en el Partido Verde.

Margarita Pacheco M.       Ex directora "Su Madre Naturaleza" Canal Capital.

Eduardo Chávez López         Director Revista Catorce 6

Miguel Ángel Julio       Defensor Derechos de la naturaleza

Jorge Enrique Sastoque        Ambientalista

Jorge Enrique Achury C.   Red ríos y cuencas

Lorena Enciso Rodríguez      Universidad Distrital

Constanza Vieira Q.  Periodista

Edgardo Donado Meza          G.A.I.A.

Liliana León Cifuentes           Ambientalista

Felipe Rubio Togler     Biólogo

Alberto Castaño         Periodista

Juanita Ariza Juventudes Sé Origen

Juan    Melgarejo Romero      Cuenca río Salitre

Andrea Lizett Velandia          Ingeniera

María Fierro    Docente Universitaria

Astrid Toloza  Ingeniera

Harold Villay Quiñonez          Mesa Patrimonio Ambiental y Cultural. Usme

Santiago Sierra          Corporación Biodiversa

Jorge Calero   Ecoaldea Atlántida

Susana Muhamad      Ex Secretaria Ambiente Bogotá

Juan    Sarmiento       Ecorecuperar

Marí Mercedes Duque            Danzas de paz.

Movimiento Engativa Resiliente         

Fundación Ciudad Abierta

Edgar Montenegro      Mesa del Centro de Bogotá

Natalia Parra   Plataforma Colombiana por los Animales. ALTO

Liliana Osa      Paz Animal

Diana Santacruz        Fundación Voluntarios Animalistas

Silvia Ospina   Red Animal Colombia

Carolay Camargo       Fundación Entorno Vivo

Gina    Renata            Asociación Pacha Mama "Madre Tierra"

Ximena Maestra         Fundación protectora de anímales no humanos

Néstor Daniel García C.         Mundo Posible

Visnu Posada Molina  GTA en Pensamiento Ambiental Augusto Ángel M.

Ambientalistas del Congreso de los Pueblos.

Carlos Gutiérrez                       Subdirector ALMA

ENTREREDES

 

Siguen firmas.

Tagged Under