youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

“Hoy, El Principal Cambio es Sacar la Violencia de la Política”

Escrito por Celia Mendoza periodista de la Voz de América

Entrevista del comandante Pablo Beltrán,

concedida a Celia Mendoza periodista de la Voz de América,

del servicio para América Latina.

<Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.>

 

 ¿Qué los motivó a decidir que era el momento de sentarse en la mesa de conversaciones y buscar una solución política al conflicto armado? ¿Persisten en éste objetivo pese a las últimas dificultades?

El ELN tiene una consigna, que se llama “siempre junto al pueblo” y en esta coyuntura la sociedad colombiana quiere la paz. Nosotros como colombianos, como guerrilleros tenemos que escuchar eso y por eso estamos sentados en la Mesa. Que hay dificultades. Si hay dificultades, hubo muchas dificultades para establecer la Agenda de negociación y ahora hay dificultades para ir a Ecuador, a comenzar la fase pública de negociaciones, pero eso no nos hace virar ni devolvernos del propósito de buscar y aportar a lograr una salida política al conflicto colombiano.

 

¿Cuáles son las características de la paz y la reconciliación que buscan? ¿Exploraran sus propias salidas de justicia transicional? ¿Qué piensa que diferenciaría su proceso del que se adelanta en La Habana con las FARC?

Hace unos días, 51 Senadores Demócratas hicieron una Carta, sobre este proceso de paz con el ELN. Nosotros acogemos esa Carta, nos parece bien, le damos la bienvenida; nos parece que cuando ellos están diciendo una “paz justa y duradera”, estamos buscando eso: una paz justa y duradera, paz es con transformaciones, con cambios. Ahora, los principales cambios que estamos nosotros buscando, es que haya cambios en las reglas del juego de la política, que se saque la violencia de la lucha por el poder, de la lucha política, ese es el principal cambio. Si llegamos a crear esas condiciones nos damos por bien servidos. Ya aparte de que creemos condiciones para que haya otros cambios, es muy importante que haya verdad y que haya justicia; en eso se parece con el proceso de La Habana, y por supuesto que nosotros vamos a aprender de La Habana, pero también nuestra Agenda tiene otros puntos específicos, donde aspiramos a desarrollar todo esto de la verdad y la justicia.

 

¿El Gobierno colombiano ha insistido que todos los secuestrados deben ser liberados, ¿cuál es su respuesta al Gobierno frente a esta petición?

El Presidente nos hizo fue una exigencia no una petición. Nosotros ya incluimos el tema de las retenciones en la Agenda de negociaciones, que acordamos el 30 de marzo y que hicimos pública ese día; está acordado en la Agenda, ahí lo vamos a tratar; pero además, desde el inicio de las negociaciones estamos de acuerdo, de que creemos las condiciones para un cese bilateral; para crear un clima de paz y dentro de ese clima de paz, queremos que todos estos dolores que aquejan a los colombianos, los comencemos a resolver uno por uno; para crear ese clima de paz, que a su vez va creando las condiciones para un cese bilateral del fuego.

 

Si se logra reencaminar el proceso para iniciar el diálogo de paz, ¿en qué condiciones permanecerán sus militantes en Colombia, mientras se llevan a cabo las negociaciones en Ecuador? ¿Exigirán un cese al fuego para avanzar en el diálogo?

Ya le decía, que queremos un cese al fuego bilateral desde el inicio de las negociaciones; eso quiere decir que nuestros guerrilleros, nuestra militancia estará haciendo fundamentalmente actividades políticas y la actividad político-militar cesaría, eso es lo que ofrecemos como ELN en un cese de fuego bilateral. Y por supuesto, que también lo haga las fuerzas del gobierno y si eso puede convertirse en “un cese multilateral”, que le traiga unas condiciones y un clima de paz a Colombia, pues ¡bienvenido sea!

 

¿Hasta qué punto el proceso de paz con las FARC y lo que ha pactado en materia de justicia transicional, para blindar el proceso de la Corte Penal Internacional, se incorporará en los posibles acuerdos con el ELN?

Me vuelvo a acordar de la Carta de los 51 Senadores Demócratas, que le dirigen al Secretario Kerry, el 6 de junio pasado, ahí dice: el ELN tiene una Agenda especifica y “unos puntos específicos”, ahí están claros y toda la opinión pública los conoce; también no tenemos ningún problema en aprender lecciones, en tomar cosas avanzadas en La Habana. Nosotros estamos muy abiertos a que haya sincronía y complemento de las dos Mesas.

 

Está el ELN buscando mecanismos de participación política. ¿Buscaría el ELN convertirse en una fuerza política independiente o irían a las urnas al lado de las FARC, si se refrendara esa actividad en un eventual acuerdo de paz?

Vuelvo a la Carta de los Senadores Demócratas que nosotros la acogemos en gran parte, dice: este proceso tiene una virtud, que es “darle participación a la sociedad y a las víctimas”; para nosotros los dolores de las víctimas, los derechos de las víctimas es lo principal. ¿Cómo vamos la guerrilla?, ¿cómo va el Gobierno?, ahí, es lo secundario. Nosotros tenemos que satisfacer eso y en ese sentido nosotros queremos, que ahí salga toda la verdad sobre el conflicto y de ahí que cada uno asumamos responsabilidades, eso es lo básico. Si sobre eso se montan unas situaciones de justicia que resuelva, nos parece bien; en ese sentido nos parece como ELN, que avanzó el proceso de los acuerdos de La Habana, pero esperamos también en ese camino avanzar un poco más.

 

¿Qué garantías esperan tener para sentarse en la mesa de conversaciones? ¿Buscarían intervención internacional, para facilitar ese proceso? ¿Qué garantías exigen en materia de seguridad para sus desmovilizados y para blindar el proceso de una persecución, como la sufrida por la Unión Patriótica?

La comunidad internacional y todo Colombia ven cómo hay una paradoja muy grande: en medio de dos Mesas de negociación para diálogos de paz, hay una escalada de los grupos paramilitares contra activistas de derechos humanos, sindicales, sociales, de izquierda; entonces eso no da un buen pronóstico, porque si nosotros aspiramos a convertirnos en una fuerza política, que lucha por el poder dentro de ese sistema y en ese sistema, nos esperan unos grupos paramilitares, que persiguen y asesinan a los que se oponen al régimen, pues el escenario no es tan bueno.

 

Nosotros si aspiramos a ser una fuerza política, pero más que nos den garantías a nosotros... nosotros queremos garantías para todo el movimiento político y social alternativo y de izquierda que hay en Colombia, porque si no hay para ellos, si no las crean para ellos, ¿qué las van a crear para nosotros? Nosotros si aspiramos a hacer esa lucha política sin recurrir a la violencia, pero aspiramos que el régimen también saque la violencia de la lucha política.

Que la comunidad internacional observe esto, pues muy bueno. Tenemos un equipo muy amplio de Garantes, Países Amigos, que nos han acompañado y esperamos que ellos ayuden a que esa situación se resuelva; ahora, lo que no resolvamos los colombianos, lo que no nos comprometamos los colombianos a hacer para que llegue la paz, no nos lo va a resolver la comunidad internacional.

Categoría: