En este momento de violencia y represión contra el pueblo, nos pronunciamos sobre la persecución política al movimiento social y sus líderes, en particular sobre los integrantes de Marcha Patriótica y Defensores de Derechos Humanos, que son objeto de amenazas, falsas acusaciones y asesinatos. Esto no pasaría si la sociedad no permitiera la estigmatización, si el Estado depurara sus aparatos de seguridad y brindara sistemas de protección eficientes, y si la sociedad lograra controlar las prácticas violentas de los de arriba.

Nos solidarizamos con las organizaciones sociales y políticas, con las familias de las víctimas de esta arremetida violenta, desarrollada sistemáticamente por el régimen dominante.

La extrema derecha ha promovido e impulsado el terror contra el pueblo y practica -como parte del régimen dominante-, la política de doble tenaza, pues por un lado prometen seguridad, propiedad, orden y una falsa paz; y por el otro niegan los derechos políticos básicos, reprimen la movilización, criminalizan la protesta popular, estigmatizan, desplazan, desaparecen y asesinan.

Esta campaña sostenida, persigue limitar la construcción de una Colombia justa y en paz para todos; trata de desalentar los actuales procesos de solución política del conflicto.

Nosotros estamos explorando en esta mesa de conversaciones los caminos del dialogo para la construcción de un nuevo país; sin embargo seguimos encontrando estas fuertes señales de guerra, que sólo se frenarán con la presión ejercida desde la sociedad.

Llamamos a unirnos en la movilización por la solución política al conflicto, por una patria justa para todas y todos los colombianos.

 

¡Colombia para los trabajadores¡

¡Ni un paso atrás, liberación o muerte¡

 

Delegación de diálogos

Ejército de Liberación Nacional

Quito, 22 Noviembre del 2016

Tagged Under